She Who Became the Sun, de Shelley Parker-Chan


Es innegable que durante los últimos años (y diría que un punto de inflexión podría ser la polémica edición de los Hugo donde los rabid puppies trataron de apropiarse el premio) el género fantástico que proviene de Estados Unidos y de Inglaterra es prominente en variedad tanto de temas como de autores. Ha costado, pero la moda de establecer las historias de fantasía épica en escenarios pseudo medievales de Europa con un tono "pseudo" realista parece que está dejando lugar a otro tipo de historias que tratan de aportar algo más. En cualquier caso, She Who Became the Sun (Y se convirtió en el sol) es la primera novela de la autora Norteamericana Shelley Parker-Chan.

She Who Became the Sun es la historia de Zhu, una niña extremadamente pobre que, en un aciago día en el que unos bandidos asesinan a su padre y a su hermano, decide adoptar la identidad de su hermano para salir de allí y sobrevivir. Acaba en un templo budista solo para chicos y a partir de allí la situación irá escalando. Zhu Yuanzhang fue un personaje histórico verdadero, un gran emperador chino, y en esta novela la autora parece darle una vuelta a su relato fusionando a Zhu con Mulán. Es decir, esa chica que debe suplantar la identidad de un varón para poder escalar en un mundo patriarcal (el político y militar) de la China de la época.


Es un libro claramente queer y que trata muchísimo la crisis de identidad y la transformación de un género a otro. Las fluctuaciones de identidad de Zhu en la primera parte de la novela son interesantísimas, pues es cuando ella es más joven y tiene que lidiar con todo esto por primera vez. Los primeros baños públicos, los esfuerzos físicos, la atracción romántica hacia otras personas, etc. Esto sumado a que esa primera parte es una grandísima novel juvenil de crecimiento y forja de identidad personal, con un trasfondo histórico bastante oscuro (hambruna, pobreza, guerra, invasiones) consigue que esa primera mitad sea altamente disfrutable. Mi problema lo he tenido cuando Zhu se convierte en un militar que capitanea tropas y acude a cortes para lidiar con políticos. La trama aleja el foco de Zhu para zambullirnos en una historia más global y menos personal. Ese crecimiento y forja de identidad quedan completamente diluidos en una historia de épica y aventura que en ocasione se vuelve tedioso (y yo soy un all in para la épica y las batallas). El problema no es el tema per se, sino el tratamiento del ritmo narrativo en esta segunda mitad. La autora centra tanto la atención en la guerra que se olvida de esas trifulcas interiores y personales de Zhu, de mucho menor escala, pero con las que el lector empatiza mucho más fácilmente.

Es un libro llamativo, interesante y que recomiendo a pesar de los aspectos negativos. Creo que aunque el estilo se diluye hacia el final y el libro es más ramplón (¿quizá prisas por acabarla historia?) me parece una historia interesante y desde luego una voz, la de Shelley Parker-Chan, a tener en cuenta en futuros libros. En definitiva, She Who Became the Sun es un libro interesante y entretenido, un pelín largo pero que vale la pena el tiempo invertido. Yo seguiré de cerca la carrera de Parker-Chan.

Comentarios

  1. Muy buena reseña. Me interesa bastante anunque ya no sea tan bueno al final. Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario