El test, de Sylvain Neuvel

Hace poco una de las librerías de Copenhague a las que acudo compartió un meme donde bromeaban con que en 2020 la “sección de política” pasaba a la de “ciencia ficción”. Y en ese momento pensé: todavía nos queda mucho. Porque la ciencia ficción no es solo algo irreal, ni algo del futuro, ni algo lejano. Y para muestra un botón. El test (traducido al catalán por Marina Espasa para Mai Més) del autor norteamericano Sylvain Neuvel (autor de The Themis Files, Sleeping Giants, Walkings Gods y Only Human, tres novelas más que recomendables) es una de esas novelas de ciencia ficción no solo de futuro cercano, sino que reflexiona sobre un tema de actualidad como es la inmigración, el declive de una civilización moderna i cómo nos iremos todos al carajo sin si quiera darnos cuenta de ello.

El protagonista del libro es un migrante iraniano que ha viajado hasta Inglaterra con su familia. Una vez al llegar al país británico debe realizar un test que consiste en 12 preguntas para evaluar su posible residencia permanente o no. 12 preguntas, dicho de otro modo, entre el exilio y la tierra prometida. 12 preguntas que le separan de la supervivencia de su familia y de la suya propia. El test, un texto rematadamente corto, va repasando el tedioso trámite administrativo que suponen estas preguntas de cultura general. Veréis, para alguien que hace seis años y medio que vive en otro país y que ya se ha planteado seriamente en varias ocasiones hacer el test para adquirir la nacionalidad, este relato ha sido conmovedor como poco. Y no me quiero imaginar si lo lee cualquier migrante que proviene de un país en conflicto. Muchas veces estas preguntas ni siquiera las sabría responder alguien del propio país, y en ocasiones y en ciertos países es más un protocolo que haga de muro de contención. Pero nuestro protagonista está decidido a pasarlo. Idir debe superar este muro trivial que le separa de la desolación memorizando datos casi absurdos y triviales. 

The Southern Book Club’s Guide to Slaying Vampires, de Grady Hendrix


Reconozco que soy malo haciendo caso a las recomendaciones. Me gusta que alguien me hable con pasión de libros que le han gustado pero siempre acabo leyéndome lo que me da la gana. Pero a veces los planetas se alinean y ocurre lo inesperado, y este es uno de esos casos. Un buen amigo llevaba varios años recomendándome los libros de Grady Hendrix y aunque le hice caso y me compré un par acabé picando con su última novedad: The Southern Book Club’s Guide to Slaying Vampires (La guía del club de lectura sureño para matar vampiros, traducción libre), una novela de vampiros que, por el título y la sinopsis, era muy sugerente. La novela, por resumirla de algún modo, va de un club de lectura formado por amas de casa de clase media en un barrio de blancos en Estados Unidos, una presencia perturbadora llega a este barrio y desbarata la tranquila y acomodada vida de todos los vecinos.

The Southern Book Club’s Guide to Slaying Vampires que voy a pasar a llamar “Southern Bookclub” a partir de ahora es un libro que es justo lo que dice en la portada y en la sinopsis y a la vez no lo es. Promete tener mucho humor pero a la vez no. Es un libro complejísimo, con distintas capas de lectura y libre a ciertas interpretaciones y conjeturas. Y al mismo tiempo es tremendamente simple. Me explico. La novela comienza con el barrio de Old Town habitado por Patricia y su familia, Carter, Korey y Blue, sus dos hijos. Ella comienza a asistir a un club de lectura pero los libros que leen son aburridísimos, tanto que no se los lee porque no tiene tiempo. Acaba por montar junto con otras exmiembros de ese club otro club de lectura donde leen true crime y novelas truculentas. Al mismo tiempo aparece en el barrio un tipo llamado James Harris. Y a partir de aquí las cosas comienzan a torcerse. Desaparecen niños, Patricia empieza a sospechar de James Harris. El propio hombre la visita en casa y le insiste en que la deje entrar. Y así hasta, digamos, un tercio del libro, cuando el fantástico irrumpe como un torrente de ratas harapientas.

El libro, en mi opinión, tiene un inicio, dos (incluso tres) nudos y un gran desenlace, y está construido con una delicadeza y una precisión tal que harían sonreír al bueno de Chejov. Hendrix no deja ni un solo hilo suelto. Todo, todo sirve a la trama, a la historia, a los personajes y al lector. La información que Hendrix decide dar sobre tal o cual personaje, o tal o cual evento es tan precisa y tan pensada que incluso asusta. Es un libro calculado al milímetro. Y al mismo tiempo no da sensación de artificial. Es una historia tan orgánica, tan natural, que casi parece un artículo histórico sobre una serie de crímenes reales. 

Y en parte a eso juega la novela. Como he dicho antes, el libro es simple: es una novela de terror sobre vampiros. Pero al mismo tiempo referencia el true crime y el auge de historias sobre asesinos en serie (que ahora volvemos a ver repuntar en Netflix). Hace referencias a la novela policíaca y guiños a la novela de espías. Tiene partes de costumbrismo, de intimismo incluso, de lucha social, de cambios generacionales… Es una novela que toca muchísimos palos. La diferencia de clases en los barrios segregados de principios de los 90. El papel de la mujer como ama de casa en este contexto. El racismo. El dinero. La avaricia. 

Y al mismo tiempo Hendrix se las apaña para, en este contexto concreto, reinventar ciertos arquetipos clásicos del vampiro. Con referencias claras al Drácula de Bram Stoker consigue crear un vampiro propio, un vampiro nuevo, pero que bebe de sus raíces. Este vampiro es la plaga, es la enfermedad, es la muerte, es el odio, es la avaricia, es el mal que se alimenta del mal. Es el miedo. 

Grady Hendrix tiene un enorme control del estilo, pasa de una narración muy humorística y casi paródica a un estilo opresivo, de una tensión brutal que casi te deja sin aliento. Y de nuevo salta a algo más de lucha social, más intimista, más comedia. Creo que mi reseña no le hace justicia a este libro, pero me parece que es una de esas novelas con las que uno se topa en pocas ocasiones. Un libro fácil de recomendar a cualquier tipo de lector (yo mismo lo voy a proponer en mi club de lectura). Un libro que me ha entusiasmado y en el que no paro de pensar un día tras otro. Es algo incluso obsesivo. En definitiva, un libro que da para muchas horas de charla. Un libro que está entre mis preferidos y en mi top tres de libros de vampiros junto a Salem´s Lot y Drácula.

Breveseñas: New Suns, Silver in the Wood, Song of Sacrifice

A veces termino un libro pero no tengo la suficiente "chicha" como para dedicarle una reseña completa. Hago mis notas, preparo un borrador pero el libro va quedando relegado en pos de reseñas más complejas o libros de los que tengo la necesidad de contar más cosas. Por ello he pensado que me gustaría seguir publicando breves comentarios de estos libros que voy picoteando en forma de reseñas breves.

New Suns, de VV.AA.




La primera breveseña la estrena la antología New Suns, editada por Nisi Shawl y con relatos de Rebecca Roanhorse o Silvia Moreno García entre los nombres más destacados. La antología que luce una llamativa cubierta de Yoshi Yoshitani da paso a una selección de lo más variada para representar culturas minoritarias dentro del género, en este caso hay autores de origen afroamericano, indios y de Asia oriental. La idea en común es que sean relatos de ciencia ficción o fantásticos escritos por autores e color. 

En general me interesan las antologías temáticas (viajes en el tiempo, ciencia ficción hard, robots, etc). También disfruto las antologías por países, historias chinas, cuentos cubanos, o lo que se os ocurra. ¿Por qué no una racial/cultural? Pero obviando la agrupación racial de la antología nos encontramos con un volumen irregular que agrupa relatos interesantes y otros que olvidas un segundo después de haberlos terminado. A destacar "The Shadow We Cast Through Time", de Indrapramit  "Come Home to Atropos" de Steven Barnes. Una antología interesante, a la que vale la pena echarle un vistaszo sobre todo para conocer autores que quizá en el futuro veamos con más frecuencia. A mí me queda un sabor agridulce, pues de sus 17 relatos me habrán gustado 6 o 7, pero el resto no dejan de tener cierto interés.

Silver in the Wood, de Emily Tesh



Los retellings no me desagradan. Y las historias de cuentos de hadas, fábulas del bosque y demás me suelen parecer entretenidas. Al fin y al cabo me crié con los cuentos de los Grimm y de Andersen. Silver in the Wood es la historia de Tobias Finch, un habitante del bosque centenario. Un buen día el joven Henry Silver llega a la puerta de la casa de Tobias para refugiarse de la lluvia. A partir de aquí el libro desarrolla un romance entre ambos hombres bastante peculiar. Silver in the Wood apenas tiene un centenar de páginas pero tiene un ritmo bastante pausado y masticado que parece alargar momentos de contemplación boscosa. Y lo digo como algo positivo. Sin pecar de preciosismo tiene descripciones vívidas de la naturaleza que cristalizan en un tono de cuento de hadas muy particular y sugerente. En general es un libro interesante, peculiar, simple y que no ambiciona más que a lo que ya os he explicado. Silver in the Wood te deja con una sensación agradable en el cuerpo al acabar la lectura, pero tampoco es una historia que vaya a recordar en unos meses.


Song of Sacrifice, de Janell Rhiannon



La novela Circe, de Madeline Miller despertó en mí cierta fiebre por historias clásicas contadas con perspectivas modernas, centrándose en aspectos concretos. Por ejemplo en la nivela de Miller se nos desarrollaba muchísimo la vida de Circe y su punto de vista relacionándose con los distintos personajes que cruzaban su isla. En Song of Sacrifice asistimos a un tiempo previo a la guerra de Troya y conocemos a Aquiles, a Paris y a Hector. Es un libro muy bien narrado, que no cansa ni se hace pesado, con un estilo muy disfrutable y entretenido. Además el libro está lleno de salseo y no se corta para nada en ser intransigente, directo, duro, romántico o queer. Quizá lo que más he disfrutado es la inventiva de Rhiannon preparando ciertos aspectos que más tarde cristalizarían en los hechos que todos conocemos de la épica clásica sobre la guerra de Troya. Del mismo modo que ocurría con Circe, de Miller, Song for Sacrifice no solo es un libro para frikis de la mitología griega y de las tragedias griegas, sino que es una novela que tiene una historia bastante interesante por sí misma, un desarrollo más que notable y mucho tirón. Sí, yo lo leí porque soy un friki de las tragedias griegas, pero tiene mucho más y para mí ha sido un punto muy a tener en cuenta.

To Be Taught, If Fortunate, de Becky Chambers


Nota: puedes escuchar esta reseña en el Neo Nostromo #32


El año pasado llegó una nueva novela de Becky Chambers. Este libro, To Be Taught if Fortunate, no tiene nada que ver con su serie de la Peregrina (o Wayfarers). Es una novela corta (unas 150 páginas) de ciencia ficción autoconclusiva. Y uno de los libros de ciencia ficción que más me han marcado en los últimos años. Es posible que comenzar una reseña con una declaración así pueda sonar esperpéntico, y quizá ponga el listón muy alto, y más aun incluso, quizá perjudique al libro. Pero así es como lo siento. Este libro tiene todo lo que le pido a una novela de ciencia ficción especulativa.

En resumen, To be Taught, If Fortunate tiene lugar en una continuidad muy similar a la de la Tierra pero en un futuro cercano. Sigue de cerca a un equipo de cuatro astronautas (iba a decir de científicos pero en un contexto actual sería redundante) que salen en una misión de exploración espacial que les llevará 50 años de distancia y que tendrá lapsus de 14 años en las comunicaciones (es decir, que cuando les envíen un mensaje tardará 14 años en llegarles). La organización que pone en marcha esta exploración ha recibido fondos a través de donaciones y pretende ser una exploración no invasiva, es decir, observar, analizar pero no modificar ni contaminar.

El arcano y el jilguero, de Ferran Varela


Nota: escucha esta reseña en el episodio 30 de Neo Nostromo.

La fantasía épica está más viva que nunca. Y hablo de la fantasía épica escrita en castellano, que de anglosajones tenemos, tuvimos y tendremos. Podría disertar durante un rato sobre la tradición del género fantástico en España, la falta de referentes sólidos, la mirada puesta en la influencia norteamericana e inglesa y bla bla bla. Pero si os quedáis hasta el final de esta reseña veréis que en el panorama hispanohablante no solo se escribe weird ni cruces entre géneros para colar terror, fantasía o ciencia ficción en sellos generalistas. No, aquí también se escribe fantasía épica. Con todas las letras.


Para muestra un botón, El arcano y el jilguero, de Ferran Varela, publicada por Ed. Transbordador es una de esas pequeñas maravillas que nos da la literatura fantástica de vez en cuando. El arcano y el jilguero se sitúa en Hann, un mundo inventado situado en una edad pseudomedieval en la cual hay una situación política bastante tensa entre distintos territorios. El autor hace uso de varias referencias históricas claras (imperio romano invadiendo otras culturas y asimilándolas en su amalgama política) para construir una historia vibrante y realista. Y digo realista porque el libro tiraría más hacia el grimdark que hacia la alta fantasía. De no ser por algunos elementos concretos el libro podría ser considerado una novela histórica de aventuras sin más. En cualquier caso, nuestro protagonista es un inquisidor cuyo trabajo es el de lograr la anexión de distintas ciudades al entramado imperial mediante la persuasión. Una persuasión llamada miedo que canaliza a través de la tortura. Mezen el Ariete es el Alto Oficial del Sacro Imperio leenero, un nombre que generar terror solo de pronunciarlo y que es capaz de abrir las puertas de una ciudad que lleva meses asediada en solo unas horas. Él es un Arcano del Tormento, una especie de demonio inmortal que desuella a sus víctimas y causa un dolor atroz. ¿O quizá es todo una pantomima?

Dragonslayer, de Duncan M. Hamilton


Lo he mencionado numerosas veces en este blog, a mí hay muchos libros que me entran por los ojos. Una portada bonita, una buena campaña de marketing. Y en parte lo disfruto, esa emoción por algo desconocido, por descubrir una historia que promete sensaciones interesantes. Y es precisamente ese efecto el que genera expectativas que se van al garete bastante rápido. Antes de seguir la reseña echadle un vistazo a la portada de este libro. Y luego al título. ¡Cazadragones! ¡Portadón con dragón! Sí, ¿os suena de algo esto, eh, Priorato del Naranjo? No aprendo.

Dragonslayer está situada en el mismo mundo de fantasía pseudomedieval de la antigua trilogía de Hamilton. En este caso la historia gira alrededor del viaje de redención de un tipo cuya meta consiste en acabar con la criatura mítica que da nombre al libro (y a la trilogía), algo que, por supuesto, cambiará el curso de los acontecimientos en el reino y en todo el continente. Lord Guillot, que en su día fue un gran guerrero y ahora es el lord de un pequeño pueblo inspirado en Francia (creo que se llama Villerauvais o algo por el estilo, lo siento pero no retenía ninguno de los nombres al leer) se tira a la bebida cuando su mujer muere. Es entonces cuando el dragón aparece y Guillot ve la oportunidad de dejar esos años de ebriedad y de deshonra atrás. Monta un grupo de personas con los que viajar y cruzar el país y sale en busca del dragón. No hay más, por el camino se encuentra a personajes, bandidos, trabas con soldados, etc. Nada que no hayamos leído antes.

El secreto de la ventriloquia, de Jon Padgett



No deja de ser curioso que las tres novelas nominadas a los Premios Guillremo de Baskerville en categoría de traducción sean tres títulos de terror, El pescador, Porno religioso improvisado (terrorbizarro, para ser más exactos) y El secreto de la ventriloquía, de John Padgett. Es curioso porque, en general, el terror suele ser el gran olvidado en los premios de género fantástico. Por ello que en los PGB de 2019 las tres novelas traducidas nominadas sean obras de terror me produce cierto grado de felicidad. Pero no me enrollo más y vamos al turrón, que hay tela que cortar. El secreto de la ventriloquia , de Jon Padgett es una antología o volumen de relatos publicado por Dilatando Mentes. Padgett, además de escritor de terror, es aficionado a la ventriloquia, detalle que aporta profundidad y extrañez a este libro. Podríamos resumir la temática del libro en una reflexión a través de distintas historias de lo que comporta aportar voz y movimientos a un objeto inanimado que adopta personalidad y cobra vida como una extensión de un humo. Además se trata este universo con conceptos mucho más oscuros y surrealistas que generan una atmósfera inquietante y fascinante.

El pescador, de John Langan




Nota: Esta reseña forma parte de los Premios Guillermo de Baskerville 2019 que organiza Libros Prohibidos en los que participo como jurado.



Hay dos editoriales referentes de terror en España, una de ellas es la ya mítica Valdemar, la otra es La biblioteca de Carfax. Su variedad de títulos, la línea editorial marcada y un diseño de colección (que, por cierto, en mi caso me empuja a querer tener todos los números que sacan), la convierten en uno de esos sellos tan necesarios y tan importantes en nuestro país. Porque vamos a decirlo a viva voz, si la fantasía y la ciencia ficción sufren en las estanterías de las librerías, el terror es como el hermano pequeño, todavía más relegado, a menudo a cuestas entre novela negra, clásicos y la zona de género. Por ello un proyecto tan interesante y atrevido como el de La biblioteca de Carfax tiene ese componente añadido que un lector fan como yo agradece. Pero me dejo ya de rollos y voy a lo importante, El pescador, de John Langan. Una novela de terror con claros tintes lovecraftianos que presenta la historia de Abe, un tipo que ha perdido a su mujer y que encuentra alivio a su dolor con una actividad de exterior: la pesca. Gracias a la pesca logra salir del pozo de la depresión y de la tristeza. Por ello cuando un compañero suyo, Dan, cae en una situación similar decide proponerle la misma solución, salir ambos de pesca. Pero las cosas adoptarán un cariz dramático y oscuro cuando acudan a un arroyo misterioso que Dan propone. Un arroyo infame conocido como El Holandés. 

Porno religoso improvisado, de Laura Lee Bahr


Nota: Esta reseña forma parte de los Premios Guillermo de Baskerville 2019 que organiza Libros Prohibidos en los que participo como jurado.

¿Qué es el bizarro? No sabría responder a esta pregunta, pese a haberme leído más de la mitad del catálogo de Orciny Press, sigo sin tenerlo claro. Lo que sí tengo claro es que el gusto y olfacto de Hugo Camacho, editor de Orciny, es especial y único. El catálogo ecléctico pero con ciertos hilos conductores que ha creado dejan claro que, bizarro y Orciny bien podrían ser sinónimos. Cabe destacar la excelente traducción de Hugo Camacho quien logra que el estilo del libro sea fluído y que olvidemos que Laura, de hecho, no escribe en español. Laura Lee Bahr me sorprendió una barbaridad cuando hace unos años leí Fantasma, un libro original y curioso, y muy bien escrito. La trama principal de Porno religioso improvisado (titulazo) trata sobre Dominique y el crimen que comentió para asesinar a su prometido y a su amante. A lo largo del libro y a través de varios flashback la historia nos contará cómo era esta relación en un origen y cómo llegó hasta el punto del homicidio.

Gideon the Ninth, de Tamsyn Muir




No os lo voy a negar, empiezo a cansarme de que me la cuelen. Una ilustración de cubierta sugerente, un título atractivo, una publicidad bestial (casi un año antes de la salida del libro estuvieron bombardeando con Gideon the Ninth como si no hubiera un mañana). Yo soy permeable a todo esto y, para qué negarlo, me influye en cuanto a escoger una u otra lectura. Así que cuando Gideon the Ninth salió en Scribd me lancé como loco dejando todas mis otras lecturas a medias. Os voy a comentar mis expectativas: una lectura que me iba a alucinar, una historia impactante, personajes como pocos había leído, nigromantes en naves espaciales como catedrales góticas… Vamos, yo me esperaba una historia sacada del universo de Warhammer 40.000 llena de acción, interacciones tensísimas entre personajes y mucha muerte. Esas eran MIS expectativas. Por desgracia nada más alejado de la realidad.

Es una novela sobre duelistas que se chulean. En ocasiones tenía la sensación de estar leyendo un anime shonen (ya sabéis, un anime dedicado a la juventud, con un personaje que lucha en torneos contra otros y va subiendo de nivel y todo eso) que una novela de CF especulativa. Porque no, no es especulativa, es space opera bastante normalita, porque apenas hay space ni opera. Os pido disculpas, dejad que ordene mis ideas y vaya por partes. Gideon the Ninth tiene una premisa estupenda, Gideon es una mujer de 18 años huérfana que ha crecido en el culto obsesionado con los huesos y la nigromancia llamada la Ninth House (o la Novena Casa). En total hay nueve casas en este libro, cada una instalada en un planeta distinto y con un culto nigromántico distinto. La propia Gideon es una nigromante lo que implica que es una soldado con experiencia en duelos y necromancia, aunque a Gideon solo le interesan sus revistas y su espada larga, algo que la mantiene distraída de la jerárquica y desagradable vida en la Novena Casa. Pero Gideon está a las órdenes de Harrow, la princesa de la Novena, de 17 años, y la nigromante más poderosa de su generación. Gideon debe educarse como “caballera” de Harrow antes de realizar su misión. Juntas, Gideon y Harrow viajarán hacia la Primera Casa, un planeta-palacio gótico inmenso lleno de esqueletos. Allí todas las casas se reunirán para escoger a los nuevos Lyctors (lictores), una especie de sirvientes inmortales para el dios emperador no-muerto.

Synners, de Pat Cadigan


Escucha esta reseña en el podcast NEO NOSTROMO.

Synners es una novela de ciencia ficción ciberpunk publicada en 1991. Es la segunda novela de Pat Cadigan (la primera fue Mindplayers), una de las pocas (si no la única) autora recordada y reconocida del primer movimiento ciberpunk de los 80 y principios de los 90. De hecho Synners es considerada como una de las últimas novelas de este subgénero de la ciencia ficción antes que otros autores como Jeff Noon o Richard Morgan más adelante retomaran el género con una versión más modernizada y menos punk del mismo. Synners es una coral bastante larga y con una gran cantidad de información, mucha de la cual es puro atrezzo que, si tuviéramos que resumir de alguna forma, sería esta: una nueva tecnología llamada “sockets” (enchufes) permite a la gente conectarse a una red neuronal global. Para una descripción más gráfica, el método con el que se conectan a Matrix Triniti y Neo. El caso es que aquí la gente lo usa para experimentar en persona videoclips de rock. Hay que reconocer que esto es algo chocante en 2019 y desde luego un pelín inocente, pero luego volveremos sobre este tema. Además también existen las referencias a las líneas de datos, algo ya obsoleto hoy en día que le da ese toque retro innegable. 

One Word Kill, de Mark Lawrence


One Word Kill es una de las últimas novelas que ha publicado el prolífico autor de fantasía Mark Lawrence. Y si no me equivoco es su primera incursión en la ciencia ficción. De Lawrence no he leído ninguna de sus trilogías que lo han hecho popular (Prince of Thorns o Prince of Fools), hace ya un tiempo que me apetece mucho lanzarme con sus libros pero se me hace bola cuando un autor tiene tanto publicado, y no sé nunca por dónde empezar. ¿Cuántos miles de páginas antes de esa novela que me ha llamado la atención? Ah, ¿una trilogía nueva sobre una asesina pero que cada novela son 800pgs y ya están los tres publicados? Uf. Un momento, trilogía de ciencia ficción estilo Ready Player One con novelas breves... Esto me interesa. 

El 8 de enero de 1986 a Nick Hayes, un chavalín de 15 años extremadamente inteligente le diagnostican leucemia. Los doctores le dicen que no va a vivir más de 5 años. Asiste a quimioterapia y conoce a otros niños enfermos de cáncer en el hospiral. Acude a este hospital cada semana para su tratamiento, y cuando está en su propia casa vive como un friki típico: le asustan las niñas, le gusta Dungeons and Dragons, tiene que huir de los abusones en el colegio... Cuando juegan a rol él y sus amigos logra incluso olvidarse de su enfermedad. Un inicio divertido, muy influenciado por Stranger Things. Pero entonces todo toma un giro más interesante: el protagonista comienza a sentir una especie de efecto deja-vu, un extraño sombrío habla con él y algunas cosas que ocurren en sus partidas de D&D se parecen mucho a ciertos eventos de la realidad. Además, ahora hay una chica en su grupo de rol.

American Hippo, de Sarah Gailey



Imaginad un Estados Unidos de América ucrónico en el que los vaqueros no montan caballos sino hipopótamos. Los pantanos de Louisiana, el gigantesco pantano que rodeaba el río Mississippi. Estos hipopótamos no solo son monturas sino que sirven de comida. Pero hay algo que los diferencia de los caballos: son salvajes, violentos e indomables. Ambientada en 1890, American Hippo cuenta la historia de Winslow Houndstooth a quien han contratado para recuperar una de las áreas más fértiles para capturar hipopótamos, por lo que su grupo de mercenarios debe ir al lugar a retomar el control. Bandidos, asesinos, pistoleros, manadas (¿manadas?) de hipopótamos salvajes... Vamos, que divertido es un adjetivo que se queda corto.

American Hippo es un tomo que recopila dos novelas cortas que Sarah Gailey publicó en 2017: River of Teeth y Taste of Marrow. Ambas tuvieron tanto éxito tanto en papel como en digital que Tor.com Publishing decidió publicar un solo tomo con ambos libritos. Y ya os adelanto que valen muchísimo la pena. Este omnibús contiene además un relato inédito que complementa las dos novelas, por lo que si estáis pensando en adquirir alguna de estas novelitas os aconsejo que os hagáis con este tomo recopilatorio. Sarah Gailey irrumpió en el panorama literario con fuerza, y es que su estilo tiene mucha personalidad, con personajes muy molones y un control del ritmo bastante cuidado. Además la trama de sus libros, que podría parecer sencilla o simple, está muy trabajada y aprovechada, por lo que la autora trata temas de debate actual en un escenario de fantasía. Como ya he comentado, el libro está ambientado a finales del siglo XIX, por lo que ciertos aspectos en cuanto a la forma de pensar colectiva, la organización social o el trato entre personajes están especialmente cuidados para que reflejen ideologías y formas de pensar más actuales pero que al mismo tiempo encajen con el contexto histórico.