27/5/19

Lago negro de tus ojos, de Guillem López


Guillem López es uno de los autores punta de lanza del género fantástico español (nominado cuatro años consecutivos al premio Kelvin que se otorga en el festival Celsius 232). Obras como Challenger o Arañas de Marte serán, en unos años, clave para entender en contexto el desarrollo del género. Su obra, vista en perspectiva, parece tener un punto clave (muy similar a Miéville), hacer algo diferente con unos elementos similares. Pero vamos por orden. Lago negro de tus ojos (Runas, 2019) es una obra breve editada en el sello de Alianza, en su colección de novela corta. Esta obra nos sitúa en la València del autor, concretamente en El Clot. Nada de capitales, nada de grandes ciudades, nada de grandes escenarios. Bueno, esto último no es cierto. En Lago negro de tus ojos seguimos la historia de Carla y su retorno a su pueblo de origen años después de El Indicente, un hecho histórico que sucedió por todo el planeta Tierra: numerosos lagos negros, como portales abismales, se abrieron de improvisto en lugares aleatorios. El mayor de todos ellos está en El Clot. Este escenario sirve para colocar las piezas: una actriz desaparecida sirve de pistoletazo de salida que Carla vuelva a El Clot a cubrir el incidente. Allí se encontrará con Bernat, su amigo de la infancia y dibujante de cómics. Y narrador de nuestra historia. ¿Qué son estos lagos? ¿Qué esconden? ¿Bernat nos está contando la verdad? 

10/5/19

The Quantum Magician, de Derek Künsken


Hay historias que en un puñado de páginas consiguen captar el interés del lector de inmediato. Fue mi caso con la novela debut de Derek Künsken, The Quantum Magician (y sí, como dice el subtítulo, el primer libro de la serie The Quantum Evolution, pero bueno). Estamos ante una novela de ciencia ficción que contiene casi todos los elementos que a mí me fascinan de este género: especulación, física cuántica, personajes carismáticos, naves-viajes-espacio-planetas, sentido de humor, sentido crítico y capacidad analítica de problemáticas actuales trasladadas a una sociedad del futuro. Además, The Quantum Magician dispone de una barbaridad de buenas ideas muy bien desarrolladas. No por nada es una de las novelas de ciencia ficción que más disfruté leyendo el año pasado y de la que guardo mejor recuerdo. 

Belisarius, nuestro protagonista, es un Homo Quantus, un hombre genéticamente modificado para manipular información y datos a nivel cuántico. Él estaba pensado para que desempeñara el papel de gran científico, como los otros Homo Quantus que le preceden, sin embargo Belisarius es un tipo que no se lleva demasiado bien con las reglas, las órdenes y con estarse quietecito. Especialmente le disgusta que su carrera, su vida y su futuro vengan dictados por unos genes que le impusieron. Así que la novela plantea algunas preguntas iniciales, ¿a qué puedes dedicar tu vida cuando eres capaz de computar datos de forma más eficiente que un ordenador? Belisarius tiene la respuesta, y lo tiene muy claro: convertirse en el mayor estafador de universo. Aunque quizá el último golpe que se dispone a dar no vaya a resultar tan sencillo como de costumbre. La novela se sitúa en un futuro lejano donde los humanos tienen la tecnología para modificar los genes para sobrevivir a entornos hostiles, para mejorar sus habilidades o para esclavizar a otras especies. 

8/5/19

El vals de las hadas malditas, de Gabriel Sánchez García-Pardo


Desde que este blog nació he visto como muchísimos autores noveles surgían, publicaban novelas superinteresantes llenaban con su nombres varios blogs y, con el tiempo, algunos desaparecían y otros se quedaban. ¿Os acordáis de Alberto Morán y su El rey trasgo? Yo sí, y echo de menos esa conclusión de trilogía. Es por eso que siempre que puedo intento dar hueco entre tanta novedad potente y autores consagrados a escritores que empiezan y sacan sus nuevos libros. Creo que es importante que los que disponemos de estos espacios les demos, dentro de nuestras posibilidades, la visibilidad que aporta el blog. Aunque eso sea un granito de arena en una montaña. Por ello me sentí muy atraído por El vals de las hadas malditas, de Gabriel Sánchez García-Pardo, una novela de fantasía oscura, enfocada al público juvenil y con una edición muy atractiva.

Como el título desvela, en la novela hay varios elementos importantes: la música, la fantasía, y la oscuridad o lo tenebroso. Esta historia ocurre en Éterdar, un lugar que veinte años atrás sufrió la Noche del Velo. Durante esta noche el mundo de los vivos y el de los muertos se unió provocando un invierno sin fin y donde el sol apareía apenas tres horas cada día. Durante esta larga noche los muertos quedaron atrapados en el mundo de los vivos, al mismo tiempo que todos los que nacieron durante esta noche se convirtieron en niños especiales, ganándose el favor tanto de espíritus como de hadas y demonios. Esta es la premisa resumida de esta novela de fantasía oscura (oscura a varios niveles). El libro nos muestra una trama simple en un sentido positivo. Gabriel sitúa las fichas en el tablero y es así como nos presenta a la protagonista, Jillian, una joven que nació durante la Noche de Velo y que, debido a esto, fue separada de la familia para recibir un entrenamiento especial en la torre de Westerun. El objetivo es formarla como observadora, un eufemismo de "policia" o "vigilante", ya que debido a sus habilidades debe resolver los crímenes de la ciudad. La historia comienza cuando Jillian recibe su primera misión, resolver un asesinato en la capital.

6/5/19

La danza del gohut, de Ferran Varela


Ferran Varela es un nombre que, a poco que estéis interesados en el panorama de género fantástico nacional, debería sonaros. Ya sea por la impresionante campaña "boca a boca" que ha surgido en redes sociales de lectores recomendando al autor, como por la insistencia de libreros para acceder al autor. Ferran Varela ha publicado varios relatos en algunas de las antologías editadas por Mariano Villarreal (El viento soñador y Dark Fantasies). Ambos son textos que destilan un gran estilo lírico, una intención muy fuerte por la narrativa y una historia que, de no ser por esa potente voz narrativa, pecarian de manidos. Su salto al formato semi-largo fue con la obra de la que hoy quiero hablaros, una novela corta titulada La danza del gohut y publicada en Ediciones Transbordador. Libro que me recomendaron (y amenazaron, te miro a ti, Antonio Torrubia) hasta la saciedad y ya avanzo: me alegro muchísimo de haber hecho caso a las amenazas-recomendaciones, pues ha sido un hallazgno magnífico.