27/5/19

Lago negro de tus ojos, de Guillem López


Guillem López es uno de los autores punta de lanza del género fantástico español (nominado cuatro años consecutivos al premio Kelvin que se otorga en el festival Celsius 232). Obras como Challenger o Arañas de Marte serán, en unos años, clave para entender en contexto el desarrollo del género. Su obra, vista en perspectiva, parece tener un punto clave (muy similar a Miéville), hacer algo diferente con unos elementos similares. Pero vamos por orden. Lago negro de tus ojos (Runas, 2019) es una obra breve editada en el sello de Alianza, en su colección de novela corta. Esta obra nos sitúa en la València del autor, concretamente en El Clot. Nada de capitales, nada de grandes ciudades, nada de grandes escenarios. Bueno, esto último no es cierto. En Lago negro de tus ojos seguimos la historia de Carla y su retorno a su pueblo de origen años después de El Indicente, un hecho histórico que sucedió por todo el planeta Tierra: numerosos lagos negros, como portales abismales, se abrieron de improvisto en lugares aleatorios. El mayor de todos ellos está en El Clot. Este escenario sirve para colocar las piezas: una actriz desaparecida sirve de pistoletazo de salida que Carla vuelva a El Clot a cubrir el incidente. Allí se encontrará con Bernat, su amigo de la infancia y dibujante de cómics. Y narrador de nuestra historia. ¿Qué son estos lagos? ¿Qué esconden? ¿Bernat nos está contando la verdad? 

Lago negro de tus ojos es un breve viaje a los abismos de la humanidad. Breve pero intenso, denso, como si de la melaza de nuestros propios miedos habláramos. Guillem López pone la mirada no tanto en el origen del suceso como en las consecuencias, en la influencia que tiene sobre las personas, la sociedad y el entorno. Si en algo destaca esta historia es en cómo lo inesperado subvierte la realidad, en este caso, unas lagunas oscuras que atraen a nubes de insectos y manadas de turistas por igual. Moscas. Lo insólito acaba normalizándose y las personas se adaptan, lo adaptan. Intereses económicos, obsesiones y pasiones, curiosidad y morbosidad que con el tiempo decrecen ante la pérdida de lo exótico, de lo raro. Al final pues no era para tanto. Pero ¿qué puede esconder lo insólito, lo raro, lo extraño que nos atrae como insectos a la piel hasta dejarnos pegajosos? La ambivalencia de Lago negro de tus ojos con la que Guillem López juega durante sus ciento y pico páginas describe esa lucha entre la cotidianeidad, lo establecido y lo adaptado. Como un grupo de personas se ven obligadas a asimilar el elemento raro para desrarizarlo. Uf, creo que esto me está quedando demasiado espeso. Veré si puedo explicarme de otro modo.

La novela de Guillem es también, además de una novela weird, de terror o de crimen, una novela de ciencia ficción de primer contacto. Porque aunque las lagunas parecen ser unas enormes metáforas negruzcas, se cuenta en el libro que parecen ser portales. Aunque nadie sabe a dónde. Porque si son portales, ¿quién los ha creado? ¿Con qué motivo? ¿Por qué han aparecido? Mi interpretación (y es que Guillem deja manga ancha al lector para que saque sus conclusiones, algo que agradezco y aplaudo) es que se trata de un fenónemo cósmico que simplemente ha modificado el entorno. No han aparecido los perros de Tíndalos, ni han acudido los aliens de Ted Chiang a enseñarnos un nuevo idioma. Tan solo han aparecido estas obsesivas lagunas negras. Y todo el mundo tiene la certeza de que llevan a algún lugar, aunque no sepan por qué. 

Lago negro de tus ojos es una novela extraña, una novela rara. Una obra metafórica con varias capas de lectura que, sin ser tan asfixiante y agobiante como Arañas de Marte, consigue ese efecto de intranquilidad, de mal rollo. Quizá podría resaltar que algunos personajes me han parecido demasiado americanizados, o que esa trama de misterio me ha interesado menos que el propio escenario y las diatribas personales de los personajes. O que lo más interesante del libro para mí ha sido la voz del narrador. Pero dejadme que os diga algo, leed este libro, tanto si habéis leído antes a Guillem López como si no. Leedlo porque os va a conmover. Es de esas historias que te ponen la piel de gallina. Que te dejan intranquilo y te provocan sueños truculentos. Leedlo porque este libro es un viaje a ese abismo al que muchos ni siquiera se atreven a mirar. Un abismo con forma de laguna.

Nota: esta blog la he escrito dentro del proyecto Celsius232 2019 junto a Isa-Janis. Podéis leer su reseña en A través de otro espejo.

2 comentarios:

  1. Acabo de comprar Challenger que lo tenía pendiente ... y supongo que este será el siguiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Challenger es una pasada. Cómo lo gocé. Ojo que una vez empiezas con Guillem, no hay vuelta atrás.

      Eliminar