10/5/19

The Quantum Magician, de Derek Künsken


Hay historias que en un puñado de páginas consiguen captar el interés del lector de inmediato. Fue mi caso con la novela debut de Derek Künsken, The Quantum Magician (y sí, como dice el subtítulo, el primer libro de la serie The Quantum Evolution, pero bueno). Estamos ante una novela de ciencia ficción que contiene casi todos los elementos que a mí me fascinan de este género: especulación, física cuántica, personajes carismáticos, naves-viajes-espacio-planetas, sentido de humor, sentido crítico y capacidad analítica de problemáticas actuales trasladadas a una sociedad del futuro. Además, The Quantum Magician dispone de una barbaridad de buenas ideas muy bien desarrolladas. No por nada es una de las novelas de ciencia ficción que más disfruté leyendo el año pasado y de la que guardo mejor recuerdo. 

Belisarius, nuestro protagonista, es un Homo Quantus, un hombre genéticamente modificado para manipular información y datos a nivel cuántico. Él estaba pensado para que desempeñara el papel de gran científico, como los otros Homo Quantus que le preceden, sin embargo Belisarius es un tipo que no se lleva demasiado bien con las reglas, las órdenes y con estarse quietecito. Especialmente le disgusta que su carrera, su vida y su futuro vengan dictados por unos genes que le impusieron. Así que la novela plantea algunas preguntas iniciales, ¿a qué puedes dedicar tu vida cuando eres capaz de computar datos de forma más eficiente que un ordenador? Belisarius tiene la respuesta, y lo tiene muy claro: convertirse en el mayor estafador de universo. Aunque quizá el último golpe que se dispone a dar no vaya a resultar tan sencillo como de costumbre. La novela se sitúa en un futuro lejano donde los humanos tienen la tecnología para modificar los genes para sobrevivir a entornos hostiles, para mejorar sus habilidades o para esclavizar a otras especies. 

La cantidad de ideas que Künsken introduce en una sola novela es abrumadora, y no solo es la propia cantidad, sino el buen desarrollo que hace de cada una de ellas. Quizá no todas ellas acaban siendo desarrolladas por completo, o hasta un callejón sin salida, pero sí quedan tratadas lo suficiente como para que resulte satisfactorio. Además, el autor publicará más libros en esta serie, así que imagino que se guardará unos cuantos ganchos para los siguientes libros. Es un libro provocativo, que busca ese disfrute y entretenimiento inteligente. Es decir, que a través de situaciones bien pensadas y elaboradas te saca la sonrisa cómplice. Además, pese al aparente súperpoder del protagonista, ser un Homo Quantus no le convierte en alguien invencible, es precisamente en el caos donde sus cálculos fracasan y su poder no tiene efecto. Además el libro está escrito con capítulos breves que terminan todos en ganchos, dándote ese empujoncito para "va, me leo otro capítulo antes de ir a dormir". Y terminas viciado.

El mundo que construye Künsken es vivo, y da esa sensación de realidad que tantas veces echo en falta en otros libros ambientados en el futuro. Se atreve a especular sobre ciertos senderos que toma la humanidad en el futuro y sobre distintos temas evolutivos. Por ejemplo, también aparecen los Numen y su dominación de los Puppets a quienes han modificado genéticamente para que los cosnideren sus dioses. Los Numen han causado así una estructura social bastante peculiar y con situaciones chocantes. En el curso de la novela descubrimos que los Numen están casi extintos, por lo que los Puppets tienen un síndrome de abstinencia bestial que les impulsa a actuar de formas un tanto... peculiares. Künsken aprovecha estas situaciones para reflexionar sobre el significado y la importancia de la religión en una sociedad, además de las consecuencias nocivas que esta tiene. El autor es especialmente duro con la religión y muestra una imagen nada amable de la misma, algo que he disfrutado muchísimo.


No he comentado que el grupo que reúne Belisarius para dar el gran golpe es de lo más variopinto y he disfrutado muchísimo con sus intercambios, sus aventurillas y el ingenio para salir de varias situaciones. Además es gracias a este grupo y sus interacciones donde vemos ese contraste entre especies modificadas genéticamente y humanos "normales". De hecho la novela hace mucho hincapié en la supuesta normalidad y en los posibles peligros y beneficios de la evolución. Todo esto, siempre, pasado por un filtro de humor. Pero no humo de chistes, sino un humor muy afilado, muy crítico y muy inteligente. De los que no toman al lector por idiota, Derek Künsken deja muchas cosas a la interpretación y ese mensaje que subyace en el texto, al doble sentido y demás. Y hablando de esto, mencionar que la novela no se corta un pelo cuando presenta aspectos más "científicamente verosímiles", pues la complejidad técnica de los mismos es muy creíble (aunque habrá alguien que diga que solo es "tecnojerga").

En definitiva, una lectura interesantísima, desafiante y trepidante, con un telón de fondo tradicional en forma pero cuyo continente me ha parecido original, arriesgado y rompedor. Künsken arriesga con algunas de las propuestas en esta novela y, pese a que no es un libro perfecto, cumple con creces. The Quantum Magician es una de esas primeras novelas que impresionan por la calidad y la ambición. Por mi parte voy  aseguir muy de cerca a este autor, ya que he quedado totalmente alucinado con este libro. Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien en el espacio.

2 comentarios:

  1. Me lo has vendido muy bien Alex así que lo apunto en la lista :)
    Gracias.

    ResponderEliminar