El test, de Sylvain Neuvel

Hace poco una de las librerías de Copenhague a las que acudo compartió un meme donde bromeaban con que en 2020 la “sección de política” pasaba a la de “ciencia ficción”. Y en ese momento pensé: todavía nos queda mucho. Porque la ciencia ficción no es solo algo irreal, ni algo del futuro, ni algo lejano. Y para muestra un botón. El test (traducido al catalán por Marina Espasa para Mai Més) del autor norteamericano Sylvain Neuvel (autor de The Themis Files, Sleeping Giants, Walkings Gods y Only Human, tres novelas más que recomendables) es una de esas novelas de ciencia ficción no solo de futuro cercano, sino que reflexiona sobre un tema de actualidad como es la inmigración, el declive de una civilización moderna i cómo nos iremos todos al carajo sin si quiera darnos cuenta de ello.

El protagonista del libro es un migrante iraniano que ha viajado hasta Inglaterra con su familia. Una vez al llegar al país británico debe realizar un test que consiste en 12 preguntas para evaluar su posible residencia permanente o no. 12 preguntas, dicho de otro modo, entre el exilio y la tierra prometida. 12 preguntas que le separan de la supervivencia de su familia y de la suya propia. El test, un texto rematadamente corto, va repasando el tedioso trámite administrativo que suponen estas preguntas de cultura general. Veréis, para alguien que hace seis años y medio que vive en otro país y que ya se ha planteado seriamente en varias ocasiones hacer el test para adquirir la nacionalidad, este relato ha sido conmovedor como poco. Y no me quiero imaginar si lo lee cualquier migrante que proviene de un país en conflicto. Muchas veces estas preguntas ni siquiera las sabría responder alguien del propio país, y en ocasiones y en ciertos países es más un protocolo que haga de muro de contención. Pero nuestro protagonista está decidido a pasarlo. Idir debe superar este muro trivial que le separa de la desolación memorizando datos casi absurdos y triviales. 

La ironía es evidente, y Neuvel reflexiona con dureza sobre el hedonismo asentado de los países occidentales y de las crueles e inhumanas políticas de inmigración y fronterizas que trazan nuestros políticos y que nosotros pretendemos que ni siquiera existen. El test es un libro escrito a partir de la crisis de refugiados que vivimos desde hace varios años (quizá desde España algo más, con la inmigración desde el norte de África y las pateras. Que mucho señalar la paja en el ojo de Trump pero nosotros tenemos unas barreteras de alambre de espino de varios metros de alto). Es un libro que pretende incomodar pero también que el lector empatice con un humano en una situación concreta. Y es que a veces, estos e “migrante” o “refugiado” son palabras que solo sirven para deshumanizar. Para Neuvel Idir es un hombre, una persona, con una familia de la que cuidar. Como cualquier otra persona.

Es cierto que el narrador, en este libro, se decanta por un tipo de solución y hace una reflexión concreta. Me hubiera gustado que el libro, aunque no es moralista, dejara todavía más espacio a la reflexión. Que fuera más ambiguo o sutil. Pero esta es mi única crítica, y ni siquiera lo es, porque es uno de mis títulos preferidos de este 2020. Para que os hagáis una idea, me ha incomodado igual que cualquier episodio de YEARS AND YEARS pero no me ha causado ese pánico y ansiedad sino que me ha dejado espacio para reflexionar. Y es que Neuvel se pregunta: ¿cómo podemos ir a dormir tranquilos cada día con un decenas y cientos de Idir y familias de Idir en salas de espera blancas intentando superar un test, un interrogatorio o lo que sea? ¿Cómo nos podemos quedar tan tranquilos cuando tanta gente sufre a las puertas de nuestra casa? ¿Es este el declive de la civilización moderna?

Mención especial al colofón final del libro por parte de la editorial. Gracias, Mai Més.

No hay comentarios:

Publicar un comentario