The Seventh Perfection, de Daniel Polansky

 

Daniel Polansky es uno de los autores de fantasía épica que más he disfrutado en los últimos años. Hace unos años publicó un "re-telling", si lo podemos llamar así, o revisitó la historia de los 47 ronin pero en clave animalesca. Ya sabéis, la historia del grupo de guerreros desterrados que van a rescatar a su señor o capitán del castillo donde lo tienen preso. Pero los protagonistas son gatos, ratas, tejones, perros y demás. Una chulada. Desde entonces cada vez que sale un libro suyo me lanzo a leerlo sin pensarlo. Con The Seven Perfection he tenido algunos problemillas, el mayor de todos es que no he logrado entrar a la historia, pero vamos por partes. Conocemos a Manet que va en busca de una mujer a petición del Dios Rey (o Rey Dios) del lugar. Es peculiar porque aunque la protagonista del libro es Manet, nunca la escuchamos ni oímos su punto de vista. Sus intenciones y sus pensamientos quedan ocultos al lector. El libro está narrado a través de una serie de entrevistas, declaraciones y monólogos de la gente con la que ella habla para rastrear a esa otra mujer.

Manet tiene memoria perfecta, ya que ella ha logrado controlar a la perfección las siete perfecciones (aunque nunca se especifica exactamente qué son ni cuáles son todas las siete, ni siquiera si es algo real o no). Y Manet solo tiene un retrato de la mujer a la que busca. La trama per se nunca me acabó de llamar la atención, y me ha parecido más un experimento literario que otra cosa. Y aquí radica el punto fuerte de libro, que es tremendamente original el cómo está contado. Que nuestro narrador no fiable sea precisamente no fiable al 100% por el simple hecho de que jamás se dirige al lector directamente crea un efecto extraño y peculiar. Es como leer declaraciones sobre una persona pero nunca llegar a ver, conocer o escuchar a la persona de la que hablan. El lector crea expectativas completamente irreales del personaje y traduce todos estos relatos en un algo abstracto que parece ser nuestra protagonista.

Y por esto me ha gustado el libro y lo recomiendo. No sé si era intención o no del autor pero mi lectura ha sido la de una disertación sobre cómo interpretamos las redes sociales y sobre cómo nos creamos expectativas sobre alguien que desconocemos. A menudo ocurre que oímos mucho sobre alguien, quizá en una polémica o solo comentarios sueltos y comenzamos a crear una imagen en nuestra cabeza de esa persona. Quién es, cómo es, cómo piensa. Retazos subjetivos y falsos sobre alguien que recomponemos para que encaje en nuestros parámetros. Y como al final, cuando por fin conocemos a esa persona, nos asaltan dos posibilidades, o aceptamos la realidad y pensamos "anda, no pensaba que fueras así" o negamos la realidad con paranoia y desconfianza. Me ha parecido un libro interesante pero difícil de recomendar. Es un libro complejo y que no goza de acción ni de grandes batallas. Pero que mantiene bien el misterio a lo largo de sus breves páginas con declaraciones de lo más intrigantes.

Comentarios

Publicar un comentario