28/3/21

La chica oculta y otros relatos, de Ken Liu




Una publicación de Ken Liu es un acontecimiento para mí. Desde que comencé a leer sus historias en antologías como Terra Nova (editada por Mariano Villarreal) o en el blog Cuentos para Algernon, donde Marcheto ha traducido un buen puñado de sus cuentos, sus obras han sido siempre unas de las que con más ganas espero cada año. En el caso de 2020 fue una nueva antología que aglutinaba varios relatos de ciencia ficción del autor. El caso es que yo me abalancé sobre este tomo con las expectativas al nivel de El zoo de papel, y fue un error. Pero vamos por partes.

Los relatos de La chica oculta tienen una temática más o menos común, casi todos son de futuro cercano y tratan temas actuales o cómo ciertas tendencias contemporáneas podrían desarrollarse en unos años. A diferencia de El zoo de papel, La chica oculta me ha parecido una antología mucho más cerrada y temática, con relatos más centrados en la singularidad o en dilemas éticos asociados con la misma. Por ejemplo el sentido de la vida o qué es aquello que, en esencia, nos hace ser humanos. Otros se centran en los recuerdos y en el pasado, o en las relaciones interpersonales. Son intentos especulativos en temas filosóficos complejos que, en mi opinión, salen bien parados y cumplen su función. Y ya no solo como reflexión filosófica, sino que como productos de ficción son textos interesantes y divertidos.

No voy a repasar relato a relato, porque analizar todos los cuentos uno a uno nos ocuparía mucho tiempo y porque en realidad quiero recomendar la antología como un todo. De hecho mi única queja va dirigida a ese fragmento de la tercerea novela de la saga La dinastía del diente de león que se come una buena porción de la propia antología. Yo, que no he leído ni siquiera el segundo libro, me pareció un pelín un robo. Vale, puede funcionar como herramienta de marketing. Quizá incluso como relatos independiente. Pero desentona sobremanera.

En cualquier caso, relatos como Altogether Elswehere o Staying Behind donde se explora la inmortalidad de los humanos así como la búsqueda de la trascendentalidad son similares a San Junipero en Black Mirror. Se plantean los pros y contras de virtualizar conciencias y como nuestra naturaleza nos hace resistir cualquier tipo de cambio. En cualquier caso, es un volumen interesante, quizá no tanto a nivel personal como lo fue El zoo de papel, pero en el que Ken Liu arriesga con temas clásicos de la ciencia ficción y los traduce a su ya particular estilo propio. Un título que, estoy seguro, gustará tanto como Exhalación, a fans y a no fans de la ciencia ficción. Si os gusta leer, os gustará Ken Liu.

1 comentario:

  1. Buah la portada de runas es que es preciosa. Gracias por la reseña Alex, se que me interesará leerla por supuesto, aunque tengo aún pendiente The Paper zoo, pero espero ponerle remedio lo más pronto posible.

    ResponderEliminar

Donde acaba el infinito

El blog de literatura fantástica.




Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *