17/12/15

El despertar de la Fuerza



Nota: No hay spoilers ni nada que pueda estropear la trama de la película. Esto es un relato de mi experiencia con la película y una especie de reseña de la misma evitando todo tipo de spoiler. Aún así, si queréis una experiencia completa, no leáis la reseña. Aunque no contiene spoilers, es cierto que puede condicionar vuestra experiencia en el cine.

Repetir fórmulas que funcionan, da buenos resultados. Y Abrams así lo ha demostrado con The Force Awakens. Si algo tiene Internet, es que es capaz de crear unas expectativas exageradas y sobredimensionadas, juntando esto a cientos y cientos de teorías basadas en nada, hacen que uno se siente en la butaca del cine esperando ciertas cosas. ¿Dónde está Skywalker? ¿Quién es Kylo Ren? ¿Y los nuevos protagonistas? Hay cierto temor, quizá la pregunta más peligrosa que te haces es la de ¿quién es el próximo Jar Jar Binks? Pero basta con que aparezca el texto de inicio de la película para olvidar todo eso. La sala aplaude, tú aplaudes, y te das cuenta de que has vuelto. Y cuando ves el entusiasmo de toda la gente descubres que de algún modo, esa trilogía de la que todos renegamos, va a ser redimida.

La película es una maravilla, pero no parece de Abrams. Es cierto que se repiten dos leitmotiv del director, pero es un film más enfocado a cumplir expectativas, a redimir toda una trilogía de películas que dejaron la reputación de los Jedi por los suelos. Jesús Cañadas, hace más de un mes me dijo: “La película va a ser un remake, punto por punto del primer film de la trilogía original.” Y vaya si tenía razón. La fórmula se repite, perfilada y más trabajada, y además juega con ventaja, pero es increíble que una película pueda despertar tantas emociones.


J.J. Abrams no solo enmienda los errores de la trilogía que hace de precuela, sino que se fija también en los mayores aciertos de la trilogía original. Filmar en escenarios reales consigue que la inmersión sea sobrecogedora. Planos panorámicos mostrando paisajes alienígenas que nos dejan con la boca abierta, la misma sensación de ver a Luke de joven mirando el horizonte con un atardecer de varios soles. Otro gran acierto es el de utilizar efectos tradicionales, hay una gran cantidad de disfraces y escenarios construidos que aportan un realismo que la CGI no puede conseguir. Sí, es cierto que hay un personaje cuya animación chirriaba un poco, pero ver a una cantidad enorme de extraterrestres “reales” no deja de conseguir un realismo palpable. Sumad esto a filmar la película en exteriores. Star Wars VII: The Force Awakens es un film impresionante. Y a todo esto hay que sumarle la increíble banda sonora de John Williams. Un compositor más maduro, más pausado y más evocador.


Abrams juega con la propia mitología del universo Star Wars, desde colocar enormes destructores o AT-AT enterrados en la arena. Han Solo confirmando que todo es cierto, que los Jedi existen. Pero a su vez trata de quitarle hierro al asunto cuando Finn hace cierto comentario sobre la Fuerza. Es extraño, que todo lo que vimos en El retorno del Jedi ocurrió hace apenas 30 años. En este nuevo film, todo lo viejo vuelve a ser nuevo. Como ya he dicho, los elementos se repiten, la estructura se repite, y la sensación de volver a ser un crío alucinando en el cine se despierta.

Abrams se muestra un director conservador en este film, no arriesga nada y por ello todo lo que hace, le sale bien. Es cierto que aparecen elementos característicos suyos, como el drama padre-hijo, o incluso “la caja”; pero nada que no hubiéramos visto en Una nueva esperanza. Lo que se ha conseguido con este film ha sido dejar claro que la franquicia sigue viva, que el mito está ahí y que las cosas se pueden hacer bien. Repito, quizá nos parezca un film poco arriesgado, pero salir del cine y empezar a comentar las escenas como un crío es algo que no me pasaba desde hacía años. Que la sala entera aplauda en momentos concretos de la película es algo que no había visto jamás. Que todo un cine tararee la música de John Williams, o que decenas de personas vengan disfrazadas al cine. Star Wars está claro que es un hito pop, y Abrams ha sabido complacer a su público. Nos ha dado lo que veníamos buscando y nos ha dejado con ganas de más. No se ha hecho pesado con los droides y ha creado nuevos héroes a la vez que devolvía algo de gloria a los antiguos. Yo, por mi parte, me declaro admirador de la maestría de Abrams.


J. J. Abrams ha conseguido que la fuerza vuelva a despertar en nosotros.