5/5/15

Medio Rey [El Mar Quebrado #1] de Joe Abercrombie


Joe Abercrombie es actualmente uno de los autores más populares de fantasía épica en el mercado anglosajón. Gracias a LeeRunas (Alianza) hemos podido leer seis de sus novelas en español (con irregularidad en las traducciones) y gracias a los organizadores del Celsius hemos tenido al autor tres veces en Avilés. Que sea uno de mis autores preferidos de fantasía no es un misterio. Personalmente creo que su enfoque de la fantasía épica es arriesgado, innovador, original y sobre todo y más importante, muy cañero. O como dicen los ingleses, “grimdark”. El grimdark es un término que hace referencia a un tipo de fantasía sucia, o fantasía oscura. Se utiliza para describir un escenario donde las esperanzas y la calidad de vida de los personajes son poco esperanzadoras. Donde no hay héroes y los pocos que existen duran pocas páginas. Donde la palabra “explícito” debería estar en mayúsculas en la portada. Quizá es uno de los tipos de fantasía que considero más para adultos, y en ocasiones para adultos con estómago. Por supuesto no hablo de que haya mucha violencia y que eso pueda perturbar a un adolescente, pero sí me refiero al tono de la novela, el tipo de lenguaje utilizado, los dobles sentidos y dobles lecturas, entre otros detalles. Tampoco existe una definición exacta de fantasía grimdark, y las novelas consideradas así tienen otro subgénero de la fantasía mucho más presente. Algunos autores populares que incluyen grimdark en sus novelas o sagas son: George R. R. Martin, Steven Erikson, Richard K. Morgan (Solo el acero), R. Scott Bakker (El Principe de la Nada), Michael Moorcock (Elric de Melniboné), por citar algunos.

¿Qué hace a Joe Abercrombie especial? Es una pregunta complicada de responder, pues la cantidad de elementos que lo diferencian de otros escritores es enorme. El humor ácido e inteligente que dota tanto a la narración como a los personajes; textos cargados de reflexiones sociales, políticas y filosóficas; y un gusto extraordinario por el realismo contemporáneo trasladado a un escenario pseudomedieval, puede ser algunas claves de las obras del éxito del autor. Pero personalmente me quedo con su narrativa. A menudo la fantasía épica es criticada por tener un estilo narrativo poco cuidado y en muchas ocasiones tosco (ahí entraría Steven Erikson, o Michael Moorcock). Pero hay dos autores concretos que destacan en este factor y es posible que gracias en parte a este punto haya logrado que sus obras fueran leídas por público ajeno al género: George R. R. Martin y Joe Abercrombie. No voy a entrar en la polémica de las traducciones del autor por parte de Alianza, y es que su trilogía, la primera vez que la leí, necesitaba una revisión urgente. Desconozco si en la reedición de bolsillo de LeeRunas tuvo esta suerte. Después me leí dos novelas del autor en inglés y aluciné. Algunos os estaréis preguntando el porqué de esta explicación. Veréis, Half a King lo leí durante el viaje de tren del verano pasado al Celsius232 y mi lectura fue en inglés. Hace poco tuve la oportunidad de leer Medio Rey traducido por Manu Viciano (Perillán, Me vestiré de medianoche, Un sombrero de cielo (Pratchett) entre otros) y he quedado gratamente sorprendido. No solo es una buena traducción sino que encima mantiene ese ritmo narrativo de Abercrombie.


Medio Rey es el primer volumen de una trilogía titulada “El Mar Quebrado” (Shattered Sea) que tiene como protagonista al príncipe Yarvi, un joven que tiene una mano deforme (en la novela describen su deformidad como “una alita de pollo”) y que por culpa de la misma nadie le considera suficiente hombre como para ser rey. Su propio padre le considera un medio hombre y éste se dedica a estudiar para ser del clero. Una vez que se una a la iglesia dejaráde ser parte de la casa real. Pero de pronto Yarvi se ve coronado rey. Sin preparación alguna y aconsejado por los círculos cercanos al rey, se propone vengar a su padre y a su hermano mayor. Una misión cuya finalidad es atentar contra la propia vida de Yarvi. Esta sinopsis es quizá el resumen de las primeras 50 páginas y es cierto que en la solapa del libro se cuenta incluso más (para mí el giro de guion de la página 60 es crucial). El libro empieza flojo y después de una relectura me doy cuenta de que esto está hecho a propósito del autor. Presentarnos una historia en apariencia edulcorada y con un inicio sencillo no es sino una treta del autor (muy arriesgada y quizá algo chapucera) para llevarnos a su territorio. A partir de cierto giro de guion la historia adopta un tono mucho más oscuro y adulto, donde la violencia y la injusticia están presentes en cada página. 

Portada de la edición coleccionista de Subterranean Press
Además del punto de vista principal de Yarvi, Joe Abercrombie introduce gran cantidad de personajes secundarios que cuyo papel en la historia será relevante. Yarvi se encontrará con estos compañeros en cierto momento de la historia y cada uno de ellos aportará su grano de arena para la venganza que planea el príncipe. Yarvi aprende que gracias a su labia y a su habilidad para tratar con la gente, puede convencer a los de su alrededor y convertirlos en sus aliados. De estos personajes secundarios hay muchos que destacan por su impecable construcción. Es complicado escoger uno ya que todos tienen características que les confieren gran carisma. Quizá mi preferido sea Nada (Nothing, en el original) y es que es un hombre al que no le queda nada, y por ello se hace llamar así. No quiero desvelar nada, pero su pasado es impresionante y uno de los mejores giros de guion del libro. El mundo al que Joe Abercrombie nos arroja es totalmente diferente al de La Primera Ley en el que se ambientan las seis novelas anteriores. Es un mundo inspirado en las tierras escandinavas y en una cultura pseudovikinga lo cual confiere una atmósfera muy grimdark (frío, barro, lluvia, oscuridad,…). Además el autor crea una serie de dioses que recuerdan mucho a los dioses creados por Martin para Poniente en su saga de Canción de hielo y fuego. Aprovechando que he mencionado al escritor de boina, Joe Abercrombie utiliza el mismo tipo de recurso literario con la magia, es decir, esta aparece muy pocas veces y cuando lo hace no es para un deus ex machina.


Medio Rey no es un libro feliz, ni para cualquiera. Aunque esté catalogado como “juvenil” considero el libro una buena patada en la cara. Es cierto que se echa en falta el carácter de Joe Abercrombie a toda potencia, pero creo que esta obra tiene un estilo mucho más contenido, muy pensado y trabajado y muy pulido. Joe Abercrombie es tan duro, tan directo y tan oscuro, que consigue que George R. R. Martin parezca un escritor de unicornios y paz y bondad. Abercrombie vuelve a demostrar que es un autor que debe estar en tu estantería, entre tus manos y tus ojos sumergidos en sus páginas. Medio Rey quizá sea su novela más asequible para un público fuera del género fantástico y eso la convierte en perfecta para iniciarse con el autor. Pero cuidado, podéis acabar llenos de barro con las novelas de Joe.