13/11/18

Salvation's Fire, de Justina Robson


¿Recordáis Redemption's Blade, de Adrian Tchaikovsky? Me pareció un novelón, como podéis comprobar en esta reseña. Os pongo en situación: novela de fantasía que sucede después de vencer al señor oscuro y se centra en las consecuencias de la batalla/historia. Por el resto era una novela bastante convencional y asequible, pero me lo pasé tan, tan bien, que en cuanto me llegó Salvation's Fire, la secuela de la que os hablaré ahora, me puse a leer inmediatamente. Y menuda decepción. Como habréis visto en la portada, Salvation's Fire es obra de Justina Robson, ya que al parecer las secuelas de la saga las van a escribir distintos autores. Justina Robson es una autora que conocía por varias obras de ciencia ficción y relatos bastante interesantes, por lo que tenía una buena referencia.

He tardado mucho en escribir esta reseña porque me decepcionó tanto que estuve unos días enfurruñado, y después ya me olvidé. Así que rescato las notas para contaros que esta novela no tiene ni pies ni cabeza, y que parece escrita a toda prisa. ¿De qué trata? Pues en esta novela, muy a diferencia de la primera, tenemos una trama mucho más plana, sencilla y sosa, con subtramas totalmente desconectadas y que no pintan nada en la propia historia y que da tumbos sin sentido. 

Lo cierto es que me costó una barbaridad terminarla, y la abandoné durante unas semanas a la mitad. El estilo de Robson es farragoso, denso, pero no de un modo gótico, o que añada atmósfera a la novela, sino que reduce el ritmo y el libro pierde agilidad. Además está repleta de cabos sueltos y, como he dicho, de subtramas sin ton ni son, como por ejemplo la trama romántica que no solo no me he creído ni por un instante, sino que era ridícula. Si le sumamos a este horrible ritmo narrativo, y una trama insulsa, unos personajes arquetípicos sin personalidad ni vida, tenemos la receta perfecta para una novela fallida. ¿Sabéis lo que me enfadó del libro? Que los personajes del primer libro que tanto había llegado a sentir, aparecen aquí como peleles, simples peones que la autora mueve de aquí para allá. Siento no tener piedad, pero es uno de los peores libros que he leído este año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario