29/10/18

El imperio mecha samurai, de Peter Tieryas



Nota: podéis leer esta misma reseña en el blog Sense of Wonder en inglés.

Hace unos años me enviaron una copia de prensa al correo de una novela. Era un libro de Angry Robot: Estados Unidos de Japón (United States of Japan), de un autor novel y desconocido, Peter Tieryas. Contecté con él por Twitter a raíz del libro y desde entonces hemos hablado de vez en cuando. Con esa calidez y proximidad que es tan de Tieryas. Ahora, en 2018, Peter Tieryas se ha convertido en uno de esos autores emergentes que uno debe leer si quiere estar al día. Ha triunfado en el mercado internacional y en el anglosajón. Y no ha perdido ese toque de cercanía, esa proximidad con los lectores. La historia se repite. Me han enviado una copia de prensa de su nueva novela y la comienzo a leer en cuanto la descargo en el Kindle Paperwhite. Necesito más de su mundo. Necesito más mechas. Necesito más ciencia ficción. El imperio mecha samurai (Mecha Samurai Empire) es esta nuva novela, que además sirve como secuela independiente de la anterior. Y leerla valió muchísimo la pena.


Si en la primera novela encontrábamos una distopía, un homenaje a Phillip K. Dick, esta segunda trata sobre la guerra, sobre la humanidad, un tributo a la subcultura de los mechas, los videojuegos y puede que una novela más reminiscente de Heinlein. En Imperio Samurai Mecha, Japón y Alemania han ganado la Segunda Guerra Mundial y han dividido los EE.UU. entre ambos. El oeste es japonés, un híbrido entre la cultura japonesa y norteamericana, mientras que el este, el área alemana, es mucho más austero y compartimenta en clases muy separadas a los ciudadanos de a pie y a no-arios, la purria. Seguro que esto ya lo sabías si te has leído la anterior novela. El pacto entre el Imperio Japonés y el Reich Alemán se tambalea, mechas contras biomechs, pero en general suelen dejarse en paz el uno al otro. En general.

El imperio mecha samurai comienza con Mac, un estudiante que saca bastantes malas notas, pero un tipo increíblemente bueno con los videojuegos, en especial con "portical", algo que le otorga la oportunidad perfecta para entrar en el examen para ser piloto mecha, su sueño. Ya que ambos padres de Mac murieron en la Batalla de San Diego, el estado se ocupa de él. Sus padres eran pilotos de mechas.



Peter Tieryas no escribe héroes típicos. Quizá te estés preguntando cuándo tendrá Mac su oportunidad de salvar el mundo, de ser el héroe. Bueno, de hecho, en varias ocasiones, pero el modo en que Tieryas dirije la trama es genial. No son situaciones dignas de un héroe, la mayoría son casualidades, o a veces está en el lugar adecuado y ya. Tieryas también critica muchísimo el sistema militar, con líderes de pacotilla que conducen a toda una tropa hasta la muerte por negligencia y orgullo. Aunque en realidad el tema militar me importa bastante poco (supongo que es un tema importante en EE.UU., pero en España no demasiado), creo que el autor logra una exploración filosófica oculta en una novela de acción. Mientras leía este libro me recordaba muchísimo a estar jugando un videjouego de Kojima. Un Metal Gear Solid. Por esa combinación de historia bélica con crítica a la guerra. Va sobre soldados, pero tiene esa reflexión más amplia. Mac no es un filósofo, pero se encuentra en situaciones que cuestionan sus motivaciones. Como por ejemplo su amigo alemán, que no es muy bien visto en su bando japonés.

Lo admito, ¿lo mejor del libro? Las batallas de mechas. Alucinantes. Tan divertidas, tan bien escritas, tan épicas. Era algo que los lectores queríamos ver más en la primera novela, y aquí tenemos nuestro sueño cumplido. Gracias, Tieryas. Me encantaría ver este libro adaptado al cine, con esos mechas partiéndose la cara...  El imperio mecha samurai no es tan oscuro como la novela anterior, es más de acción, más dinámica, más bélica. Y me ha gustado mucho el cambio en estilo y narrativa. Se nota que Tieryas se lo ha pasado en grande escribiendo esta novela. Y ya sabéis, mechas contra cosas siempre es BIEN. Mi recomendación es que deberíais leerlo, pero no esperéis una nueva distopía, no lo es (demasiado). Crítica a la guerra, a las estructuras militares y al totalitarismo. Otro gran trabajo de Peter Tieryas.