31/5/18

The Red Men, de Matthew de Abaitua



Hace unos meses Angry Robot pendía de un hilo. Al final terminó en manos de otro propietario y parece que, lentamente, ha ido recuperándose. Os hablo de que por aquel entonces muchos creíamos que era el adiós al sello que tantos autores poco conocidos había publicado (entre muchos, Lauren Beukes, Peter Tieryas y Kameron Hurley). Para mí es uno de los small press más importantes en inglés y cuyo catálogo me suele gustar bastante. Pero tal y como pasaba antes, Angry Robot da una de cal y otra de arena. Es muy difícil trazar una línea contínua de calidad en los títulos que publican. Hoy os vengo a hablar brevemente de The Red Men, una novela ciberpunk de Matthew de Abaitua publicada en 2017 por Angry Robot.

Matthew de Abaitua presenta una historia provocadora y original, con un estilo bastante elegante y un desarrollo de la trama irregular. Si tuviera que mencionar un problema (y comenzamos por ahí) es el ritmo. Aunque The Red Man pretende ser un thriller de ciencia ficción ciberpunk, en muchas ocasiones se me ha quedado en "muchas conversaciones" que alargaban escenas y situaciones de forma innecesaria. Al principio me resultaba algo evidente la crítica hacia ciertos aspectos capitalistas de empresas globales que lo dominan todo (lo evidente en una novela de este género), pero investigando descubrí que esta novela se publicó originalmente en 2007, por lo que estos elementos a priori típicos se convierten en aciertos que 10 años más tarde han... digamos que han ocurrido en cierto modo.

The Red Man la protagoniza Nelson, un ex periodista "antisistema" que ahora trabaja para Monad, una de las corporaciones mundiales más poderosas. Monad fabrica los androides que patrullan las calles de Londres y ayudan a policias en situaciones de riesgo como manifestaciones o enfrentamientos que puedan poner en peligro la integridad de los agentes. Monad fabrica al Red Men (hombre rojo), un programa de inteligencia artificial que genera trabajadores incansables, inteligentes y que son virtuales. Nelson recibe el encargo de supervisar Redtown, una ciudad virtual habitada por copias de personas reales y donde se pueden situar distintos escenarios para estudiar su evolución (amenazas, desastres o enfermedades contagiosas). El caso es que, como toda buena novela de ciberpunk, el mundo real y Redtown comienzan a diluir sus fronteras, y aquí se pone la cosa interesante.

The Red Man es una novela interesante, entretenida, pero olvidable. Y no sabría bien decir por qué. El humor negro que puebla el libro me ha levantado alguna risita, y las aventuras de Nelson y su colega Raymond (supongo que de Red Man) pasan de divertidas y tensas a ser ultra violentas. La ambientación opresiva y ciberpunk me ha parecido excelente, con esa ciudad contaminada, irrespirable, ultra capitalista y de corporaciones esclavistas, una leve resistencia de unos pobres diablos contra el sistema, etc. Pero lo cierto es que llegado a un punto inconcreto de la novela tenía ganas que se terminara y pasar a otra cosa. Lo dicho, no es una mala novela, ni de lejos, pero no ha logardo engancharme del todo. Si sois unos fanáticos del ciberpunk y os faltan cosas para leer (que lo dudo), echádle un ojo.