26/9/18

We Ride the Storm, de Devin Madson


El mundo de los libros autopublicados es vasto, oscuro y alberga horrores. En los ochos años que tiene el blog he leído de todo y he recibido mensajes y ofertas que os horrorizarían. Pero cabe decir que de este modo también he descubierto a autores excelentes (incluso algunos ahora son buenos amigos). Por ello siempre echo un vistazo y leo a todos los autores autopublicados que me escriben o me sugieren la lectura de sus obras. Creo que como divulgador (o lo que sea) de lecturas es una leve responsabilidad que tengo a bien considerar. Si no me equivoco, el que os traigo hoy es el primer libro autopublicado en inglés que reseño en el blog, y es una autora australiana a la que tenía unas ganas inmensas de leer. Se trata de We Ride The Storm, de Devin Madson.

Aunque seguía a la autora desde hacía un tiempo, este ha sido mi primer acercamiento a su trabajo. We Ride the Storm es una novela de fantasía ¿épica? que comienza de un modo brutal, tras una batalla, el bando vencedor decapita a los caídos enemigos para llevarse los trofeos. Lo hacen metódicamente, con cuchillos de sierra, y la autora en un manifiesto que deja claro que no va a escatimar en vísceras, detalla el proceso. Esta primera escena me parece muy inteligente, pues en unas pocas páginas nos ha presentado los conflictos del lugar, las tribus y culturas que la habitan, la guerra brutal que puebla el lugar y detalla la atmósfera que va a cubrir toda la novela. El cominezo del libro es denso, la cantidad de personajes y eventos históricos que se referencian, la situación política y social y los acontecimientos actuales son apabullantes (y al mismo tiempo fascinantes). La novela está estructurada en tres puntos de vista, por lo que conoceremos los acontecimientos desde tres personajes, y esto ayuda a digerir mejor la enorme dosis de información de los seis primeros capítulos, cuando las historias de los tres personajes se interconectan. Ah, ¿os he contado que pese a ser un libro pseudomedieval tiene una ambientación que recuerda más a pueblos nómadas de Asia Central?


Vuelvo sobre los puntos de vista, y es que todos están escritos en primera persona. Algo que me ha llamado la atención es el sutil pero notable cambio de estilo para cada personaje, algo que le da mucha riqueza y color a cada uno de los tramos. Tenemos a Rah, el lider de un grupo de soldados nómadas exiliados que cruzan parajes inhospitos con sus monturas y que se encuentran en medio de una guerra imprevista. Cassandra es una prostituta y asesina, maldita con una segunda voz en su cabeza que pelea por controlar su cuerpo. Y os aseguro que es un personaje fascinante. Y después tenemos a la princesa de Kisia, Miko, hermana gemela de la heredera del trono (aquí se va a liar muy fuerte). A partir de aquí la trama se desarrolla en la ya mencionada intriga palaciega, juegos tras el telón, batallas épicas y muchos duelos de fuerza e intelecto.

Una de las cosas que me ha gustado del libro es que Devin Madson no repara en cuanto a ambición. La novela es una montaña rusa, a partir de poco menos de mitad del libro, cuando ya estamos familiarizados con la historia, hemos vivido aventuras y intrigas palaciegas y conocemos a muchos personajes, todo comienza a sacudirse. Personajes principales que mueren, estructuras sociales que se desmoronan y el caos comienza a apoderarse de todo. Esto hace que la segunda mitad del libro se lea en casi un suspiro, porque el ritmo es tan trepidante que apenas puedes soltarlo. Y os aseguro que hacía tiempo que esto no me ocurría de una forma tan bestia. Qué viaje.

Por desgracia, este tipo de libros dudo que acaben llegando al mercado español. La saturación de libros de fantasía de autores de renombre es ya de por sí grande, y todavía tenemos lagunas grandes que llenar con otros muchos autores la mar de interesantes. Es cierto que autoras como Becky Chambers (recordemos que su primer libro fue autopublicado) han llegado al mercado español, y que no es una sentencia definitiva, pero no voy a mentir, me sorprendería mucho que una editorial se animara a traducir We Ride The Storm. Sería una grata sorpresa, eso seguro, ya que se trata de una novela interesantísima, muy bien escrita, atrevida, ambiciosa y divertida. Si algo tiene el libro, es que se lee con mucha facilidad de lo entretenido que es. Pura literatura escapista. Quizá mencionar que no me ha gustado demasiado que la autora dejara unos cliffhangers bastante malvados al final del libro, pero oye, las ganas de leer el segundo tomo son enormes. Así que si leed en inglés, y os gusta la fantasía, creo que este libro os va a sorprender para bien.