15/9/16

Tan poca vida (A little life), de Hanya Yanagihara



Voy a tratar de ser lo más breve posible. Porque me interesa exponer mis ideas con claridad, y por llevarle la contraria a esta novela que precisamente hace todo lo contrario. A veces tengo la sensación de que leo un libro completamente distinto a otra gente. Tan poca vida de Hanya Yanagihara (Lumen, 2016) es el nuevo boom de esta reentre. Un libro que viene con premios bajo el brazo y con una crítica prácticamente positiva en todos lados. Yo, por lo menos, no he visto ni una sola crítica negativa. Esto afecta a las expectativas del libro. Sumando esto a que vi a la autora en el festival de literatura del museo Louisiana, en Humblebaek y me pareció interesante y una autora con las cosas claras y la cabeza bien amueblada. El caso es que lo que me he encontrado ha sido algo confuso y poco trabajado.

En Tan poca vida asistimos a la vida y relación de cuatro amigos en Nueva York. Nada más. Me interesaba sobre todo ver como Yanagihara desarrollaba la personalidad de los personajes, y cómo presentaba a cuatro hombres oscuros, fracasados, pero que a pesar de todo mantienen eso tan preciado llamado amistad. El caso es que el libro tiene 1.040 páginas. Y me parece una exageración tremenda en cuanto a longitud para el tipo de historia que nos cuenta la autora. Esto ha derivado en algo irremediable, me he aburrido. Y cuando un libro me aburre, me cuesta muchísimo recuperarlo. Este año ya van dos novelas largas, ganadoras de premios,  con gran crítica que me aburren. Tan poca vida está bien escrito, es una novela con grandes personajes, pero no me ha resultado interesante. Si esto es culpa o no del libro, no lo sé, aunque yo diría que es una percepción personal como lector.

Hay fragmentos cautivadores, eso es cierto. Un 20% del libro, aproximadamente, es muy, muy bueno. La prosa es buena, el ritmo es bueno, y en general avanza bien. Pero la autora parece dar vueltas una y otra vez sobre lo mismo, otorgando una cantidad enorme de detalles e información que no aportan nada. La experiencia con este libro ha sido curiosa, y sé que estoy en minoría, pues en general está gustando, y va a gustar, y preveo un aluvión de reseñas y críticas positivas. Por eso creo que es un libro interesante para crear debate literario.  La edición de Tan poca vida de Lumen es una pasada, como nos tiene acostumbrados este sello de Penguin Random House. Me ha gustado mucho la traducción de Aurora Echevarría, a la que admiro, porque no debe haber sido fácil traducir estas 1.000 páginas. Hanya Yanagihara es una autora con talento, con cosas a contar, y con buena mano para la escritura. Espero que a partir de Tan poca vida se ponga a escribir algo con contenido, algo que realmente quiera expresar. La popularidad ya la ha conseguido, con una campaña de márketing brutal. Yo, por mi parte, espero su novela. Una novela que realmente me haga vibrar, que es lo que esperaba precisamente de esta lectura.

Nota: esta reseña está dentro de la iniciativa #LeoAutorasFantásticas y #LeoAutorasOct