30/4/18

Ironclads, de Adrian Tchaikovsky


Seamos sinceros, tengo tantas reseñas acumuladas y escritas a medias que solo ponerme en la pestaña de borradores del blog me agobia una barbaridad. Pero es que tengo muchas, como esta de Ironclads, casi terminadas, y creo que el blog se merece un poquito de atención. No es necesario un texto larguísimo, ni hacer un análisis brillante como los de Esteban Betancour. Así que voy a hablaros de Ironclads, esta novela corta de Tchaikovsky que, por desgracia, no me ha gustado demasiado. Y me parece paradójico, pues es la primera vez que hablo de este autor que me alucina en el blog, y el estreno es con la que probablamente sea la única novela que no me ha funcionado del todo.

Adrian Tchaikovsky, autor que visitó el festival Celsius232 en 2014, es autor de una serie de 10 libros de fantasía titulada Shadows of the Apt. Pero quizá lo conoceréis por ser el autor de Children of Time, novela de ciencia ficción que Alamut (supuestamente) publicará traducida. Ironclads es una novela de ciencia ficción bélica que se situa en un futuro cercano (muy cercano) donde trata la invasión de Suecia por parte de los Estados Unidos de América. Esta invasión está motivada por motivos económicos y sociales precedidos por las grandes corporaciones y sus dueños ultraricos (algo que me recordó a las premisas de las novelas de Richard Morgan), por lo que los EE.UU. deciden enviar un grupo de militares a Escandinavia. Para el país norteamericano, los soldados son carne de cañón y un método barato para llevar a cabo su plan militar. Tchaikvosky pues presenta un escenario donde cuestiona valores morales y éticos sobre la guerra. Ironclads es una novela que viene de la mano de Dogs of War otra novela corta de ciencia ficción bélica de la que hablaré en una entrada futura. 

Como el propio autor ha revelado en alguna entrevista, su intención era la de plantear preguntas y situaciones plausibles en un futuro lo suficientemente cercano como para que el lector pudiera verse reflejado en él y pensara "vaya, esto podría ocurrir, me lo creo". La novela la protagoniza esta escuadra de militares norteamericanos que cuestionarán continuamente su rol en todo este conflicto. ¿Son soldados o peones? ¿Soldado y peón es lo mismo? ¿Qué pintan ellos allí? 

En realidad tanto la idea como el desarrollo de la novelita son interesantes y la verdad es que se lee muy comodamente. Mi problema ha sido quizá con el propio contenido de la obra. En más de una ocasión sentí que el autor se guardaba mucho por explicar y ofrecía resúmenes algo vagos que no me acababan de explicar del todo qué estaba ocurriendo. La historia se centra mucho en los personajes y trata de adoptar un tono muy humanista, pero que en muchísimas ocasiones se torna cansino y pesado. Es cierto que entré a leer Ironclads imaginando una novela con acción y debate filosófico y político, pero no me esperaba que fuera a estar tan mal mezclados. Me explico, cuando se habla de política, se hace eterno y mi sensación es que el autor no ha conseguido la sutileza que quizá habría encajado mejor en la obra. No puedo evitar pensar en otras obras que tratan este tema como Genocidal Organ (novela y manga de Project Itoh) que presenta a un cuerpo de élite norteamericano destinado a misiones de alto riesgo en países en conflicto.

En cualquier caso, creo que no deja de ser una obra interesante, con un planteamiento que no está nada obsoleto, pese a partir de una premisa clásica. Tchaikovsky me parece uno de los escritores más interesantes que hay actualmente, y ha firmado varias novelas que a mí me han fascinado de una manera brutal, como la ya mencionada Children of Time, o Spiderlight (Tor.com), dos novelas por las que os recomiendo comenzar a leer al autor (en vez de por Ironclads).