9/3/18

Dusk or Dark or Dawn or Day, de Seanan McGuire


Seanan McGuire es una autora increíblemente prolífica. Con varias series de novelas en marcha, cada año podemos ver varias novedades suyas que van desde relatos en antologías varias, pasando por novelas cortas hasta novelas propiamente dichas. Muchos la conoceréis ya que la editorial Runas va a traducir las novelas Every Heart a Doorway y Down Among the Sticks and Bones. Dusk or Dark or Dawn or Day publicada en Tor.com (2017) es una novela corta (o novella) que reconozco que he tardado bastante en leerme, aunque no por la propia historia en sí, sino por saturación directa de lecturas. Es una obra muy cortita, de unas 100 páginas. Y lo cierto es que una vez me puse me la terminé en una tarde (siempre que dejo una novela a medias durante más de un mes la retomo desde el inicio, por eso a veces no puedo terminar muchos libros que comienzo).

A ver, vamos con una reseña algo breve. Comencemos por un breve resumen de la trama, que me parece muy intrigante. Dusk or Dark or Dawn or Day es una historia de fantasmas, desde el punto de vista del espectro. Jenna espera el día de su muerte mientras ayuda a gente en Nueva York. Debido a que es un fantasma, es una tarea bastante complicada, pues no tiene edad y el tiempo no pasa para ella. Se ha quedado atrapada en la adolescencia. No tardará en descubrir cieta amenaza que asola la ciudad y debería superar sus traumas y miedos para socorrer a las gentes de Nueva York, y a sus fantasmas. La trama de esta novela da la sensación de ser bastante ordinaria, pese a los elemenos sobrenaturales. Y ahí está la gracia de la obra de McGuire. Con pocos elementos crea una historia en la cual muchos nos podemos ver fácilmente reflejados. Empatizar con los protagonistas es una tarea sencillisima (y, dejadme que os diga, conseguir algo así me parece magia).

Hay varios temas que sobrevuelan toda la historia de forma constante, como la pérdida, el suicidio o la aceptación de la propia pérdida. Es una historia dura, o por lo menos a mí me ha resultado dura de leer. No complicada, sino con una carga emocional tremenda. Es cierto que tiene varias capas de lectura y un lector que busque entretenerse con una simple historia de una chica fantasma en Nueva York va a encontrar eso (al fin y al cabo, leemos lo que queremos, no lo que el autor quiere que leamos). Si hay algo que me gusta de McGuire (aparte de lo ya mencionado) es su atención al detalle en todo. Formas de actuar, qué dicen los personajes, cómo lo dicen, los lugares, los temas, los olores. Todo. Puede que la historia te guste más o menos, te atrape más o menos, pero es innegable la capacidad para transmitir temas que tiene la autora.

Y quiero finalizar la reseña (que quería ser breve y al final...) destacando los personajes. McGuire tiene una habilidad especial para forjar personalidades. Para crear personajes reales, actuales y vivos. Son personajes que no busca un objetivo concreto en el lector (el que motiva, el que te hace llorar, el que pone en marcha la trama) sino que son personas con miedos, motivaciones y momentos de alegría o tristeza. Esto me parece especialmente complicado, porque todos sabemos que la realidad a veces puede ser no demasiado real, y la ficción necesita ser coherente para no caer en el caos. Por eso digo que McGuire es especialmente buena en este sentido. En definitiva, una obra interesante, que se lee rápido, divertida, entretenida y dura. Os recomendaría comenzar a leer a la autora por las novelas que va a publicar Runas o por relatos suyos. Aunque esta obra es totalmente recomendable.