domingo, 10 de julio de 2011

Rincones del mundo [ La cueva luminosa de Waitomo ]


Esta semana en Rincones del Mundo os presento un lugar que me ha inspirado muchísimo y del cual en cuanto supe un poco, decidí que caería por mi blog. Como amante de la belleza y adorador de la magia, os conduzco a un pequeño pero maravilloso lugar de Nueva Zelanda. A primera vista parece sacado de una película de ficción, un antiguo escenario olvidado por alguna película de fantasía, pero no. El lugar es llamado las Cuevas de Waitomo.

Waitomo está situado al sudeste de Waikato, en la Isla del norte de Nueva Zelanda. En esta región se han ido formando peculiares cuevas de roca calcárea que son una gran atracción para espeleólogos, turistas, aventureros y amantes de lo bello. La cueva más visitada es esta, la cueva Aranui, o cueva de los gusanos, que fue explorada por primera vez en 1887 por el jefe maorí local, Tane Tinorao y Fred Mace, topógrafo ingles.




 
Os explicaré un poco como es la cueva, y no os doy más el tostón con el tocho post, os dejaré un mogollón de imágenes y enlaces para que disfrutéis.

Primero vemos un embarcadero donde cogeremos un bote para entrar a la cueva. También se puede entrar a nado, normalmente lo hacen con equipos de submarinismo, o solo con neoprenos y gafas de buceo.
La cueva se va estrechando, a medida que nos internamos en su oscuridad… mejor dicho, en su peculiar iluminación. La luz natural desaparece, pero a medida que nos introducimos en las profundidades, empezamos a ver en las paredes unos peculiares collares de perlas de unos centímetros de largo. Colgando con aspecto frágil y desordenado nos recuerdan a estalactitas finísimas. Estas peculiares formas emiten una débil luz azulada y blanca.

Después de un rato de cruzar la profunda gruta llegamos a una gran sala, donde nuestros ojos descargan una señal de impacto y de asombro al cerebro, al ver la belleza en estado puro. Millones de pequeñas luces azuladas brillan en todos los rincones del lugar, como si fueran estrellas en el firmamento. Cada pequeña luz proviene de la larva de un insecto llamado Arachnocampa luminosa.


Y hasta aquí os acompaño, os dejo imágenes y enlaces para que continuéis el viaje solos. Disfrutadlo.


Som-hi Ágata? :)



En estos videos podemos apreciar que la belleza puede estar acompañada de la más cruda naturaleza. La lucha por la supervivencia aunque dura y terrorifica, también puede ser hermosa.






Fuentes:

Fotografias: Además de todas las fotografías publicadas con su fuente, os dejo algunas más aquí.
http://www.flickr.com/photos/panther2/2883672197/in/photostream
http://www.flickr.com/photos/d3n3v3r/3364725926/


Información:

1 comentario: