1/12/18

El lenguaje de las espinas, de Leigh Bardugo


Cuando pienso en literatura juvenil uno de los primeros nombres que me vienen a la cabeza es Leigh Bardugo. Su Seis de cuervos es de sobra conocida, una novela young adult original, bien escrita, inteligente y que engancha. De hecho yo la conocí a partir de este libro. Reconozco que no he leído ningún otro libro (aparte del que os hablaré hoy) de Bardugo, por lo que no estoy muy familiarizado con el Grisha Verso (es decir, todas las novelas, libros y relatos que ocurren en este universo, siendo, si no me equivoco, todo lo que ha escrito la autora a excepción de la novela sobre Wonder Woman), por ello me dio un poco de reparo lanzarme con este libro. ¿Un volumen de cuentos retellings inspirados en varios de sus libros previos como Sombra y Hueso o Seis de cuervos? ¿No me perderé demasiado? ¿Puedo leer este libro antes de los demás? La respuesta corta es Sí, no y sí. Y eso es lo que vengo a contaros hoy.

El lenguaje de las espinas es un libro de relatos, de cuentos, cada uno ambienta un cuento popular clásico al lenguaje y mundo de la autora, pero son autoconclusivos y relativamente independientes. ¿Me habré perdido detalles y referencias? Segurísimo. ¿He disfrutado asimísmo de libro? Totalmente. De hecho, ahora tengo ganas de leer el resto de novelas para expandir más los universos donde se sitúan estos relatos. Por lo que El lenguaje de las espinas me parece una idea fantástica para comenzar a leer a Leigh Bardugo si un neófito no sabe por dónde meterse. Son textos cortos, muy intensos y, por lo que a mí me ha parecido, muy bien escritos y pensados. No os voy a contar nada de los textos, para eso podéis leer la sinopsis en la web de la editorial Hidra. Sí os puedo contar algo más sobre la temática y estilo de la autora.


La atmósfera general de los relatos es muy de cuento de hadas clásico (muy Grimm, muy Andersen), entornos oscuros, repletos de magia, animales parlantes, grandes banquetes, pueblos antiguos encantados, bosques espinosos, oscuros y peligrosos y en general todo un mundo poblado por todo tipo de seres fantásticos de la mitología popular europea (sirenas, brujas, y demás). Hay textos que pueden llegar a ser tan misteriosos que ponen la piel de gallina, intrigas escalofriantes y situaciones rocambolescas dan una vuelta de tuerca a relatos clásicos como La Sirenita, El cascanueces o incluso el mito de Teseo y el Minotauro. Bardugo les da su propia interpretación y juega con ellos en su terreno, logrando que, de algún modo, cobren sentido en ese universo de Grisha. 


Estoy gratamente sorprendido con la lectura, lo he pasado genial y ha logrado algo que cada vez me ocurre menos a menudo: ganas de seguir descubriendo a la autora, de leer más de sus libros. Ah, y que no se me olvide destacar la impresionante edición que se ha marcado Hidra, un libro repleto de ilustraciones que va cambiando según avanza la lectura. Una pasada. El lenguaje de las espinas es un libro de cuentos grotescos y bellos, misteriosos y mágicos, repletos de fantasía y maravilla, pero también de deseos truncados y maleficios oscuros.