viernes, 28 de noviembre de 2014

Día de las Librerías 2014



Hoy 28 de noviembre es el Día de las Librerías y me parece un día estupendo para reflexionar sobre la situación actual que estamos viviendo en cuanto a la literatura en España.


Las librerías son lugares mágicos, lugares en los que muchos de nosotros nos perdemos, cogemos un libro, lo manoseamos, lo dejamos, miramos otro, nos quedamos mirando al infinito número de lomos de las estanterías sin ninguna razón concreta. Son lugares para relajarse, para soñar y para compartir. En las librerías se vende cultura, se vende literatura y se venden sueños.


Las librerías son esos lugares que están desapareciendo, que se esfuman de nuestras calles, como si nunca hubieran existido. Existen muchos factores que favorecen este aspecto negativo, entre ellos la crisis provocada por una corrupción colosal y desmesurada. Pero también es el puro capitalismo la que está acabando con los pequeños negocios. Y sí, queda muy bonito decir "yo compro en pequeños negocios" en las redes sociales mientras compras por Amazon o Thebookdepository, pero hay que hacerlo y no decirlo.

No quiero criticar a los que compramos por internet. Yo mismo utilizo estas plataformas anteriormente anunciadas, pero es importante tener algo de conciencia de lo que ocurre alrededor. Somos una sociedad extremadamente individualista y si por ahorrarnos 2€ en un libro preferimos comprarlo en un lugar de dudosa procedencia, allá que vamos.

Y me diréis, "pero es que las librerías se pasan con los precios". Es cierto que los precios a veces parecen inflados en las librerías, pero ocurre en cualquier establecimiento o local autónomo. ¿Os habéis parado a pensar que esa gente necesita tener un mínimo de ganancias para cubrir costes? Tenéis que mirarlo desde esta perspectiva: Una librería tiene un espacio reducido donde sólo caben una cierta cantidad de libros. En Amazon no y Thebookdepository no hay este problema. En una librería es muy complicado tener stock, porque significa pérdidas. En Amazon no. Un librero tiene que ser extremadamente audaz para saber qué libros pedir, porque si no los vende, va a tener pérdidas. En Amazon esto no ocurre.


Y matizando este último punto, muchos pensaréis "pero es que voy a una librería y no tienen el libro que quiero, y lo quiero ya". Bueno, los libros se pueden encargar y la ansia lectora puede esperar unos días. Hoy en día vivimos en un mundo de prisa y de comodidades extremas. Es muy fácil quedarte tirado en casa esperando que el libro venga, pero creerme, ir a por el libro, esperarlo, tiene su magia y después la lectura sabe incluso mejor. 

Por lo tanto yo os hago una petición: bajad a la librería de vuestro barrio, o a vuestra librería preferida, aunque tengáis que tomar un tren de casi dos horas (como me ocurría a mí para ir a Gigamesh), pasead por el local, coged un libro, mirad otro y quedaos contemplando las interminables hileras de lomos. Quizá no compréis nada, pero la librería va a cautivar vuestro espíritu y volveréis.

No quiero que esto suene a boicot pero, dejad de ir tanto a grandes centros comerciales, dejad de comprar siempre en plataformas multinacionales. Y cuidado, no digo que lo dejéis, pero sí que reduzcáis vuestras compras allí. Es cierto que allí está todo y que es mucho más cómodo, pero el esfuerzo compensa y vais a colaborar sustentando los negocios que nos dan libros. No lo miréis como un favor a las librerías, miradlo como un acto positivo hacia vosotros mismos, en un futuro lo agradeceréis.

Las librerías son espacios donde se puede hablar con el librero, pedir recomendaciones, charlar sobre libros. Son espacios de intercambio de cultura donde se presentan libros, donde conocéis autores y podéis hablar con ellos. Sí, en Fnac y Casa del Libro también se hacen encuentros, pero por mi experiencia, no es lo mismo. No es lo mismo sentarte en el patio trasero de la librería Haiku con 10 personas y un autor de novela histórica japonesa y ponerse a charlar sobre Japón medieval con un té en la mano.

En definitiva, las librerías son negocios que están sufriendo, las ventas se reducen cada vez más y aunque las actividades para animar a la lectura van creciendo, parece que no acaban de surtir efecto. Hoy es un día especial para las librerías. Hoy no acudáis a unos grandes almacenes donde los libros son meros objetos de cambio. Id a una librería donde un libro es un mundo y se trata con gran respeto.  Acudid a una, como Bastien hizo en La Historia Interminable y perdeos en sus pasillos.

Hoy es el Día de las Librerías.



  

3 comentarios:

  1. Que gran lugar las librerias, ese lugar donde todo buen lector le gusta perderse y descubrir nuevos mundo :) Un besin ^^

    ResponderEliminar
  2. es verdad. tengo que rebuscar en mi ciudad a ver que encuentro, porque ir a una libreria de centro comercial es horrible. Los que trabajan ahi creo que la mayoria ni leen, no se puede hablar con ellos, y peor, siempre te están mirando como si te fueras a robar alguno. en fin.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Todos hemos ido alguna vez a un Fnac o un Casa del libro y hemos acabado comprando un libro. Yo la primera. Pero es importante que no se pierda la tradición de ir a pequeñas librerías, de comentar, buscar, descubrir y sobretodo, de trazar una relación con el librero que perdura. Yo en mi librería de toda la vida me siento como en casa y el librero sabe bien que me va a gustar y que no va a ser de mi agrado.

    Una entrada genial, mucha gracias.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar