miércoles, 4 de enero de 2012

Feliz 2012 y otras cosas


Después de mi parón de vacaciones vuelvo a la carga, lo primero de todo es felicitar el año, que nunca está de más, y teniendo en cuenta lo que nos espera…

Pues eso, feliz 2012, o feliz año de las mentiras, porque contra más avanzamos como sociedad, más nos damos cuenta de las mentiras a las que nos someten y nos dan para comer junto con la leche asturiana. Y es que cuanto mayor me hago (ojo, que solo tengo 21) más se da uno cuenta de la cantidad de mentiras que hay, y pienso, si yo con 21 años, me doy cuenta de que me están metiendo una polla de elefante por el culo, ¿Por qué el resto de gente más mayor, más sabia y con más experiencia no se dan cuenta? ¿Les gusta tener pollas en el culo? Disculpad el lenguaje pero me exaspero, y creo que algo tan arduo y burdo como eso, simplifica totalmente lo que quiero decir.

Todo el mundo tacha el 2012 de un año de esfuerzos, de penurias, etc. Si de esfuerzos de los que van con la espalda doblada, de penurias de los pobres, mientras que los ricos son más ricos y a mí cada vez me da más asco. Cuando cumplí 18 una idea tenia clara “irme del país”. Pensaba, para triunfar aquí, o eres un burgués o va a ser casi imposible, casi mejor me voy a otro lugar. Pero ahora veo que esa no es tampoco la solución y es que en todos lados hay la misma mierda, de otro color, y con otro olor, pero igual. 

Solo espero que este año pasado sirva para reflexionar a todos los que aún siguen con la cabeza gacha y a los que vivimos cara al viento, solo decir que seguid ahí, en la cresta de la ola. Yo no espero “penurias” para 2012, espero un pueblo unido y un pueblo reaccionando y reclamando lo que es suyo.

La libertad de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada