miércoles, 25 de febrero de 2015

Tokyo Connection o como una mala edición destruye la lectura

No era mi intención reseñar este libro. Este blog es básicamente de literatura (centrado en la fantástica) y aunque leo bastantes libros de teoría, nunca los comentó por aquí (para eso está Goodreads). En este caso voy a hacer una excepción ya que quiero hablaros de algo muy concreto: como una mala edición, puede destruir la experiencia entre un lector y el libro. Me refiero a mi más reciente lectura: Tokyo Connection. Una mirada al cine japonés, de José Ángel de Dios, editada por T&B Editores.

Quiero dejar claro desde un principio que mi crítica no es en ningún momento para el autor y el contenido del libro (aunque haré algunos apuntes al final). Esta crítica está orientada a la editorial. Yo no soy editor, ni pretendo serlo. Tampoco soy perfecto y los que leáis asiduamente el blog sabéis que no suelo tener muy en cuenta fallos ortográficos o de edición en mis reseñas. Pero creo que hay límites. 

Cuando pagas por un producto esperas que este esté en las mejores condiciones posibles. Tu dinero cuesta esfuerzo e intercambiarlo por algo a medias o que no está trabajado no gusta a nadie. Compré Tokyo Connection. Una mirada al cine japonés durante el Sant Jordi de 2014, si no me falla la memoria en la librería Gigamesh, en Barcelona. Lo empecé a leer hace una semana y lo he terminado hoy. Si pudiera lo devolvería. No al autor, ni a la tienda. Lo remitiría a la editorial lleno de marcas, señales y correcciones, porque no hay una sola página que no tenga un fallo.

No hablo de errores de estilo ni de redacción. Hablo de espacios en blanco donde debería haber palabras, fallos ortográficos (mínimo uno o dos por cada página), fallos de coherencia, repetición de párrafos enteros o de algunas frases. Además veo una confusión enorme por parte de los editores con las cursivas y las comillas para citar obras. Otro punto que me ha escamado mucho ha sido escribir las fechas con sus nombres en vez de con números. Tendremos “mil novecientos ochenta y ocho” en vez de 1988. Y no es que sea algo coherente en la novela. En las primeras páginas se utilizan números, después cambia a palabras y después directamente se mezcla, incluso alguna aberración más que podréis ver en las imágenes.


Durante el texto se nombra una gran cantidad de autores y obras que no son citados. De hecho incluso se aportan textos originales de otras obras sin aportar la fuente original. Es cierto que hay una escueta bibliografía al final que no refleja ni el 10% de las obras nombradas durante el texto (y muchas de estas obras al final no aparecen durante el texto). Y no solo eso, muchos títulos o autores están mal escritos.

 Además de los títulos de las películas. Cuando el autor habla de títulos cinematográficos lo hace con el título original de las obras y en ningún momento se añade su traducción al español. Por lo que tendremos Kumonosu Jô en el caso de Trono de sangre o Shichinin no samurai en el caso de Los siete samuráis.



Pero dejad que respire, que me cabreo. Me escama pagar por un producto de tan mala calidad. Desconozco lo que ha ocurrido tras el telón ni las razones de tan mal resultado de la publicación, pero la percepción como cliente y lector son las de un producto hecho a prisa y corriendo y a desgana. Tan a desgana que la editorial ni siquiera se preocupa de colocar su logo de forma que no esté totalmente pixelado. He colocado la imagen de toda la página para que veáis que no es la calidad de la imagen lo que pixela el logotipo de la editorial.


No hace falta rebuscar mucho en el libro para encontrar fallos. Os dejo una captura de la primera página del texto. Yo aquí veo que falta un espacio después del punto, que se habla de un libro que no se cita ni se sabe de dónde ha salido y en la primera frase faltan ":". 


"Oye, si repito párrafo ¿se darán cuenta? - Nah, qué va."



¿Pero no estábamos hablando de Shakespeare en el párrafo anterior? ¿Por qué dice "el también ruso"? ¿Kurosawa o Shakespeare eran rusos? No entiendo nada. Y falta una coma, parece que diga "un ruso máximo". Además el título de la película en japonés, para que sea prácticamente imposible identificarla.


Toma fecha escrita en palabras. Toma nombrar obra y no citarla.


¿"    "?


¡¿"    "?! 

Son señales, estoy seguro.



Falta tilde en "terró".
Illo, miralardilla irairairalaiaputa.


Después del repaso fotográfico me gustaría hacer una conclusión a este post. Se nos llena la boca quejándonos de lo mal que está la cultura, lo poco que vende y lo enfangado del sector del libro. No es la primera vez que me encuentro con una edición así y normalmente lo comento entre amistades y dejo que la anécdota pase, pero este caso supongo que se ha transformado en la gota que colma el vaso. El trabajo de José Ángel de Dios es bueno, sin llegar a ser excelente, hace un repaso por las obras emblemáticas del cine japonés, sus cineastas más importantes y una precuela a la estética del cine nipón. Yo soy muy maniático con las obras de teoría y por desgracia no puedo recomendar este libro más que para alguien que quiera saber algo de cine japonés de forma anecdótica. El libro hubiera mejorado muchísimo con una buena corrección de estilo (abuso de cuatro o cinco adjetivos, repetidos continuamente, frases sin mucho sentido narrativo y un ritmo muy irregular). Pero esto pasa hasta en las mejores casas. Lo que veo incluso criminal es la penosa edición del libro. Y no sólo hablo del texto. Como he dicho al principio, he tenido el libro casi un año entre estanterías y al empezar a leerlo todo el lomo estaba combado, la cubierta medio despegada de las páginas y al poner el dedo sobre algunas páginas, dejaba manchas de tinta. Es una lástima que un libro tan interesante haya tenido un trato tan injusto. En nuestro país escasean las obras de este tipo de carácter más académico (todos estamos hartos de ver catálogos mediocres de cuatro películas que todos conocemos) y me duele que se trate con tan poco respeto un trabajo.

Esta reseña pretende ser un ejemplo de lo que suelo encontrarme en algunas de mis compras y que apenas nadie suele comentar. Este ejemplo en concreto es probablemente de los más exagerados y bestias con los que he tenido la desgracia de toparme.  Sintiéndolo por el autor, no puedo recomendar este libro a nadie. Por mi parte T&B Editores se va a convertir en una editorial de la que desconfiar (y con razón). Espero que el autor (a quien sigo en redes sociales) consiga publicar sus siguientes obras en editoriales que se tomen más en serio a sus autores, espero poder hacer una reseña más positiva de algún otro de sus trabajos en el futuro. Por aquello del karma y los equilibrios, ya sabéis. 

6 comentarios:

  1. Madre mía, estoy flipando con esto XDDD

    ResponderEliminar
  2. Hay ediciones malas y luego está esta. Joder, que penoso. Yo he visto también cutradas muy grandes, como por ejemplo, poner mal el nombre de la autora (en el lomo ponía Imma Monzó y en la portada estaba bien, Imma Monsó. Que no cuesta nada mirar estas cosas tan básicas antes de editar un libro, coñe) o fallos ortográficos en el título. ¡En el título! Y tan grande como "lus". Yo pensaba que estaba hecho aposta porque no podía ser real xDDD.

    ResponderEliminar
  3. De lo más chungo que he visto. Si fuese coedición (que tienen unas cuantas), y yo el autor, los denunciaría.

    ResponderEliminar
  4. Que vergüenza, es para mandarle tu artículo a la editorial. Muy muy penoso, me apunto el nombre para no comprar ningún libro que salga d ella.

    ResponderEliminar
  5. Estaba pensando en comprar este libro mañana, pero va a ser que no....

    Por cierto, aquí una experiencia personal con otro tipo de fallo en libro. En este caso de la Editorial Paidós

    http://approachingtotheeast.blogspot.com.es/2013/02/version-original-vs-traduccion-el.html

    ResponderEliminar