domingo, 12 de octubre de 2014

Justice in a Dead Land de Emma J. R. Hawk [Reseña]


A veces llegas a libros de los cuales esperas poco y estos te sorprenden página tras página. Ya sea por formato, edición, estilo, argumento o una mezcla de todo ello, estos libros que te sorprenden suman puntos tan solo por el factor sorpresa. Justice in a Dead Land ha sido uno de esos libros para mí. 

Normalmente aporto información sobre la autora y sobre la obra de forma previa a la reseña y como complemento de la misma. En este caso no es posible pues no he encontrado apenas nada en internet. De hecho la página web de la autora tiene tan solo dos posts, uno anunciando la salida de esta novela y otro enseñando la portada de la segunda parte.


El principio de la historia es algo confuso, nos presentan a unos personajes que luchan por sobrevivir en una tierra que ha sido devastada por algo. Pronto sabremos que ese algo es magia, pero no la magia a la que estamos acostumbrados, en este mundo la magia es una especie de lava radioactiva multicolor que brota de lugares infectando el agua potable. De hecho la descripción de la magia me ha recordado al Polvo de la trilogía La materia oscura de Pullman.

Es complicado contar algo más de la trama sin entrar en spoilers importantes ya que la obra tiene apenas 40 páginas de longitud. Esto fue algo que me confundió al principio, pues como ya he dicho, no he encontrado información de la obra ni de la autora en ningún lugar. ¿Es esto una especie de avance editorial o un fragmento de la novela entera? Al terminar de leer el libro comprendí que se trata de una historia serializada, publicada en fragmentos semiautoconclusivos. Digo “semi” porque en 40 páginas a la autora no le da tiempo de presentar todo el mundo y a los personajes en profundidad y cerrar el relato. De todas formas para que os hagáis una idea, el concepto de esta publicación es parecido al de Cybersiones de Santiago García Albás.

La novela se lee muy, muy rápido, y es que la historia es muy adictiva. Además el hecho de estar llena de diálogos aligera el ritmo de lectura. Y es que los diálogos, en mi punto de vista, son el punto fuerte de la novela. Son diálogos ligeros aunque largos que funcionan perfectamente en este tipo de novela serial, y que en una novela más larga quizá no hubieran funcionado. En una novela larga se requiere quizá de más texto y explicación, de introspección y profundidad. Aquí todos esos datos son facilitados por diálogos.

La ambientación de la obra es totalmente western. De hecho parece un spin off de El pistolero de Stephen King (sí, aquella saga de siete libros que empieza de forma espectacular y se desinfla. Y esto ha sido un punto muy positivo para la obra, ya que me ha recordado emociones de otros libros.

He leído por ahí algún comentario que la clasificaba como “distopía juvenil”. Personalmente no veo el “distopía” por ningún lugar. Si es cierto que hay cierto bando, por llamarlo de alguna forma, más divergente y otro que intenta recuperar la Justicia (sobra explicar qué debe ser esto de la Justicia); pero para mí esto es postapocalíptico, totalmente. Vaya, que hay un apocalipsis y el mundo deja de ser lo que era, ¿qué más se necesita para una novela postapocalíptica?

En conclusión es una obra que aunque su argumento es poco original, la forma de contar la historia me ha parecido muy atractiva. Una forma de publicación por fascículos que me parece muy arriesgada y que difícilmente funcionaría en papel. Corta y muy entretenida, y además hay más por llegar, ¿necesitáis algo más para leer la novela?

No hay comentarios:

Publicar un comentario